El mar no interrumpe nada. Sigue su propia mecánica, sin más objeción que la que podría amontonarse en los ojos. En uno de mis libros preferidos* la evocación del mar funciona también como un reconocimiento tácito de un estado de cultura prominente, rico en esfuerzo y voluntad, tantas veces dibujado en los mapas. El mar ni siquiera exige esgrimir una certeza duradera, pues el oleaje lo impide, y lo advierte cuando en la costa, en las desembocaduras, el agua se arremolina hacia una dirección que, desde lo humano, podría mostrase aún más incomprensible. No es fácil adivinar esa imagen, pero sucumbimos a su caudal. Todo el mundo intenta llegar hasta el mar.



* Al aproximarse al Mediterráneo, elegimos ante todo un punto de partida: una costa o una escena, un puerto o un suceso, un periplo o un cuento. Luego, ya no importa tanto de dónde hayamos salido, cuenta más hasta dónde hemos llegado, qué hemos visto y cómo lo hemos visto. A veces, todos los mares parecen iguales, sobre todo cuando la travesía es larga. A veces, cada mar es diferente.

Fragmento inicial de Predrag Matvejevic, Breviario Mediterráneo, Anagrama, 1991 (ed. original 1987)


miércoles, 26 de septiembre de 2007

del glamour y otras cinefilias (entrevista a marta corcho)


[Audrey Hepburn | Greta Garbo]

Desde sus mismos orígenes, el cine se ha constituido en soporte de deseos y especulaciones universales, principio del patronaje que sobre la belleza y sus deliberaciones ideales ha ido modelando el siglo XX con todo el potencial de una maquinaria narrativa y la aún más ferviente necesidad, del lado del auditorio, de abastecerse de ficción. Parte de la concepción contemporánea de belleza procede de esa maquinaria. No es de extrañar que artistas, fotógrafos y pintores de toda latitud y condición hayan dedicado su esfuerzo a dilucidar y reinterpretar las mitologías del cinematógrafo a partir de sus modelos de belleza. La lista sería extensa y variada. Pero hoy quería referirme a Marta Corcho, una diseñadora gráfica y artista digital que ha basado parte de su dietario creativo en profundizar sobre tales enmiendas constitutivas de mitologías, y lo hace desde el tributo y el homenaje, aportando una idealización admirativa sobre el valor del cine en nuestras vidas. Más centrada en el glamour del cine clásico, su obra recoge una pléyade de actrices que crecieron y fueron perfilándose al amparo de los grandes estudios de Hollywood, con el star system. Se trata de retratos optimistas que acentúan su pasión cinéfila. Todo lo que las estampas y postales de época habían ido descubriendo de aquellas actrices, es decir, los propios deseos del espectador ante una vida que se le mostraba inalcanzable, Marta Corcho nos lo aproxima con el color, el fotomontaje y la acumulación de signos reconocibles, extrayendo de las formas el interior y el espíritu de aquellas actrices. Una visión pop del cine clásico que celebra el gusto por el glamour y la vida.


[Cartel Gula | Frances Farmer | Anne Bancroft]

ENTREVISTA A MARTA CORCHO
[Con este post se inicia en Así se fundó Carnaby Street un nueva sección: entrevistas a gente variada del ámbito de la cultura, del ciberespacio y demás lugares indefinibles]

-Me interesa tu aproximación al fotomontaje. No lo fuerzas, pero tampoco lo ocultas. Parece que todo ha sido colocado de manera natural ¿Podrías contarnos cómo comenzaste en el arte digital?

Empecé cuando aterrizó en mi casa mi primer ordenador. Haciendo mis pinitos con mil y un programas de retoque fotográfico, que la mitad me costaba sudor y lágrimas entenderlos. Mis primeras obras no tenían nada que ver con mis musas, si no, que me ponía yo misma de modelo. Pero cuando más aprendí fue cuando conocí a mi pareja Bernardo, él es diseñador gráfico, su empresa se llama Equilibriografico, me enseñó cómo funcionaba el mejor de mis programas de diseño Photoshop. Él fue mi mejor maestro, y el que me animó a hacer todo mi trabajo.

-¿Como abordas tus obras? Quiero decir, el proceso creativo parece muy
elaborado y complejo

Pufff!!!! No sé cómo empezar, primero tengo una y mil imágenes de toda clase. Texturas, objetos, flores, animales, plantas, y cómo no, fotografías del artista que quiero plasmar en mi obra. Como soy una adicta del diseño por ordenador, se me pueden pasar las horas y horas y aun estoy creando como loca.
A veces tienes una idea pero repasas las miles de imágenes y te viene otra distinta a la que pensabas. Pero lo más importante es que antes de que empiece a hacer una obra leo algo de la persona que voy a hacer. Por ejemplo, si es un cantante quien voy a plasmar, leo algo sobre él, y cuando termino me pongo su música, que no deja de sonar hasta que termino la obra. Dime maniática, pero soy así, yo diría que me gusta comunicarme con él, desde lo más profundo de “su vida y sus creaciones”. Si es una diva del cine pues leo sobre ella y si puedo veo alguna película.

-No cabe duda de que tus referencias principales proceden del star-sytem del cine clásico ¿Cual es tu visión personal de ese cine a nivel estético? ¿Y cuales crees que son las diferencias con respecto a la cultura visual del cine actual?

A nivel estético el cine de antes y el de ahora no tiene color. Me gusta mucho la estética de la mujer femenina, que se daba en el cine clásico, esas formas de hablar, de caminar, de pegar una calada de cigarrillo, de vestir.... un largo etc... Y los hombres eran auténticos galanes.
Con esto no quiero decir que no me guste el cine actual, que me gusta, pero reconozco que esa chispa que se tenía antes se ha perdido. Además, el carisma de las actrices de antes a las de ahora, no es lo mismo, quizás es por que antes se cuidaba más el glamour, y no como ahora, que rompen el encanto con los chismes de alcoba.

-Todos los elementos añadidos a tus cuadros parecen decir tanto del personaje como el retrato en sí. La acumulación de elementos en cada cuadro parece resaltar detalles de la personalidad, pública o privada, de tus homenajeados ¿Podrías explicar cómo los elijes? ¿Te documentas para llevar a cabo esa tarea?

Como te he dicho antes, el proceso es largo tanto con objetos, fondos, etc... Y sí, me documento cuando me pongo manos a la obra ¿Como los elijo?, pues siempre me dejo llevar por el instinto.

-Tu obra es muy esteticista. Existe una saturación del color propia del kitch y la cultura pop, una exaltación del glamour y cierta idealización de la belleza ¿Es algo deliberado?

Yo es que siempre me dejo llevar. Me encantan los colores atrayentes. Desde muy pequeña recuerdo que siempre coloreaba con colores vibrantes, y, cuando me regalaron mi caja de “Caran Dache”, disfrutaba poniendo color a todo. Sobre la idealización de la belleza...ummmm... bueno, es complicado explicarte. Yo diría que a veces mezclo dos cosas: una, el maquillaje (mi otra pasión). Siempre me gustó, así que cuando empiezo a colorear disfruto maquillándolas y como tengo nociones de maquillaje, pues las dejo preciosas. Lo segundo: no sólo plasmo la belleza exterior sino la interior. Muchas veces creo que plasmo su espíritu, que para mí es bello, amo lo que son las personas más que la belleza en sí. Porque la belleza en sí es pasajera, en cambio el espíritu es eterno.


[Lana Turner | Rita Hayworth | Gloria Swanson]

Seguir leyendo

-¿Cuales son tus actores/actrices preferidos? ¿Y cuales de ellos te gustaría incluir en tu obra que todavía no están?

Preferidos muchos, pero cada vez que me meto en hacer algún personaje nuevo, que yo creo que no es mi favorito, entra de golpe en la lista, y es que en cuanto termino mi obra les cojo más cariño. Así que no sé si decirte cuales son mis favoritos. Me encantaría incluir por ejemplo a Lola Flores, pero no encuentro buen material. En cuestión de actores, aun no lo he pensado.

-Tus retratos tienen como eje principal la figura femenina. El hombre tienen un protagonismo limitado en tu obra, sin embargo uno de tus últimos cuadros se centra en un personaje de gran relevancia cultural y musical en la España de los 80, Tino Casal. Parece que su propia estética conecta a la perfección con los elementos visuales de tu obra.

Huy.... aquí me has dado! Es que Tino es una debilidad para mi, jijijijiji... Cuando cumplí catorce años, y ya empecé a querer escuchar música para adultos, (quiero decir que dejé de escuchar a los payasos de la tele, y “su vamos de paseoooo”...). Recuerdo que en la radio sonó Tino con su Embrujada y me dejó muda, no sabia ni como era ni como vestía... nada! En ese momento me gustó su canción. No paré de dar la lata con que quería ese disco, hasta que me lo regaló mi hermana el día de mi cumpleaños. Y ya puedes imaginarte como me impresionaría su atuendo, su estilazo, y todo su disco me volvió loca. Así que cuando he tenido la oportunidad de poder homenajear a mi primer artista “el que me desvirgó, diría yo musicalmente” jajajaja... Lo he hecho con todo el cariño y el amor que le tengo.

-Quisiera citarte algunas actrices sobre las que has trabajado ¿Podrías definir algún rasgo característico de cada una de ellas y que te haya ayudado a elaborar sus retratos?

Es complicado, son miles de cosas que se me pasan por la cabeza cuando me inspiran ciertas actrices.
Audrey : por ejemplo siempre me inspira colores aun más alegres, divertidos y positivos. La encuentro una mujer romántica y de un corazón enorme.
Frances Farmer: A ella la hice por su historia, me pareció muy triste y pensé,.... “creo que
nadie la trató con cariño”, así que la adopté entre mis niñas (así las tengo bautizadas a todas).
Greta Garbo: Me encanta, y es que me gusta todo el misterio que ensuelve su vida, su bello perfil, sus ojos (que por mucho que pasen los años reflejan fuerza). Como Marlene Dietrich, pero Marlene no se retiró, y por muy mayor que se hiciera, su talento y glamour continuaban vivos. Debió de ser una mujer súper interesante de conocer.
Betty Davis: Sus ojazos, sin dudarlo.

-¿Cuales son tus proximos proyectos?

Estoy en espera de alguna exposición.

Para conocer con mayor amplitud su obra podeis visitar:
Web oficial de Marta Corcho.
Blog Retazos de Glamour.
Estudio de diseño Equilibriografico.

 
Copyright © 2007-2013 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera