El mar no interrumpe nada. Sigue su propia mecánica, sin más objeción que la que podría amontonarse en los ojos. En uno de mis libros preferidos* la evocación del mar funciona también como un reconocimiento tácito de un estado de cultura prominente, rico en esfuerzo y voluntad, tantas veces dibujado en los mapas. El mar ni siquiera exige esgrimir una certeza duradera, pues el oleaje lo impide, y lo advierte cuando en la costa, en las desembocaduras, el agua se arremolina hacia una dirección que, desde lo humano, podría mostrase aún más incomprensible. No es fácil adivinar esa imagen, pero sucumbimos a su caudal. Todo el mundo intenta llegar hasta el mar.



* Al aproximarse al Mediterráneo, elegimos ante todo un punto de partida: una costa o una escena, un puerto o un suceso, un periplo o un cuento. Luego, ya no importa tanto de dónde hayamos salido, cuenta más hasta dónde hemos llegado, qué hemos visto y cómo lo hemos visto. A veces, todos los mares parecen iguales, sobre todo cuando la travesía es larga. A veces, cada mar es diferente.

Fragmento inicial de Predrag Matvejevic, Breviario Mediterráneo, Anagrama, 1991 (ed. original 1987)


martes, 16 de octubre de 2007

escenas y recortes del nuevo mundo (entrevista a joseba elorza)


Sin duda alguna, Joseba Elorza podría codearse con los grandes nombres del diseño gráfico y el fotomontaje. No es sólo una apreciación personal. Su obra le avala y es en ella donde encontramos todo lo que hace falta para degustar su inventiva, un inmenso decorado que parte de la imagen vintage y se renueva en las múltiples maneras de ensamblar figuras y paisaje, color y composición, tradición y modernidad. Porque si algo caracteriza su trabajo es precisamente la reubicación de un planteamiento estético que hoy ya parecía excesivamente disminuido por la autocontemplación, el del fotomontaje precisado en las antiguas vanguardias y mimetizado de forma desigual por el posmodernismo del último tercio del siglo XX.

En una primera ojeada, las composiciones de Elorza podrían emparentarse con las estrategias del apropiacionismo contemporáneo, esa voluntad indiscriminada de reintroducir por medio del fragmento, la cita o la reinterpretación, la historia del arte en el espacio pictórico. Sin embargo, su proceder es bien distinto, sobre todo por sus resultados. Acude a las estanterías de un archivo fotográfico que quizás hubiera permanecido oculto para siempre, entre otros montículos, para colocar de nuevo sus recortes en un lugar privilegiado, único. Esa combinación de imágenes procedentes de diversos contextos culturales, en la mayoría de los casos no identificales con ningún autor, escuela o movimiento estético, definen el estilo de Elorza: cuando llegan al cuadro dejan de comportarse como piezas más o menos aísladas para construir un todo indivisible, la escena, un sitio imaginario a veces rodeado de absurdos y mecánicas inconscientes, y otras embadurnado con los muebles de alguna frontera, país, cielo o hueco, cualquier cielo que pueda darle al pavimento, al césped, una textura sobre la que dejar el rastro de alguien que nunca estuvo ahí. Joseba Elorza no es sólo un diseñador. Está a la altura de los verdaderos artistas, aquellos que con el trazo han creado una poética.



ENTREVISTA A JOSEBA ELORZA

- Para empezar, Joseba, ¿podrías contarnos a qué te dedicas?

Mi profesión actual está lejos del mundo de la ilustración o el diseño; soy técnico de sonido. Mis pinitos en el mundo de la ilustración han sido, por ahora, más un hobby que otra cosa.

- Tus imágenes tienen un acabado perfecto. Supongo que llegar al resultado final esconde un laborioso proceso de creación.

El proceso suele comenzar con la búsqueda de imágenes a utilizar en los montajes. De tener un idea ya clara de lo que quiero, busco entre las fotos que tengo en mi disco duro. De no ser así, me doy una vuelta por las decenas de webs que recopilan material viejo, vintage o como se quiera llamarlo y busco dos o tres imágenes que, unidas y descontextualizadas, adquieran un significado curioso.

Después empieza lo divertido. Abro el Photoshop. Abro las imágenes y es entonces cuando me doy cuenta de que mi idea era una mierda y las fotos que he elegido también lo son. Pero eso no significa que tenga que volver al paso uno, sino que el descarte y el rechazo de lo realizado hasta entonces es otra etapa más del proceso. Un paso que se vuelve a repetir unas cuántas veces (pocas, con suerte) a lo largo del camino.

Una vez habiendo acertado con los elementos que formarán parte del montaje, la labor es tratar de unirlos lo mejor posible y finalmente, darle a todo el trabajo unos colores y texturas que me gusten.

- Tecnicamente, las imágenes están muy bien ensambladas ¿Qué software sueles utilizar?

Uso única y exclusivamente Photoshop. Es el software que mejor domino y que por tanto, el que mejores resultados me proporciona. Lo increíble de este programa es que cuando crees que ya lo tienes todo controlado, descubres algún tutorial que te enseña a crear este o aquél efecto, que es posible que no vayas a usar nunca, pero que sabes que lo tienes ahí.

- Hay una parte de tu obra que toma como base la ilustración y otra que se fundamenta de manera más directa en la fotografía. ¿Con Cual de ellas te sientes más cómodo a la hora de trabajar?

Sin duda, con la ilustración. Mis pinitos con la fotografía son casi anecdóticos. Me limito a encuadrar de la mejor manera posible y a jugar después con las texturas y colores, pero reconozco que mis conocimientos sobre la fotografía son muy escasos.

- Hay algo que me encanta de tus propuestas gráficas. El equilibrio entre el blanco y negro y el color dota a las imágenes de una estética particular, muy personal.

He de reconocer que fui el primer sorprendido al ver lo bien que quedaba ésto que tú comentas. Una figura en blanco y negro sobre un fondo en color, empasta pero nunca del todo. Proyecta su sombra sobre el piso, interactúa con los demás elementos, pero al mismo tiempo destaca por su anacronismo. El que "esté" pero "no esté" es lo que crea esa sensación que a mí personalmente me encanta.

- Además de utilizar fotografías de archivo e imagenes antiguas, ¿sueles hacer uso de material fotográfico propio?

Casi nunca. Rara vez fotografío algo que necesite expresamente para cierta ilustración. Me divierte mucho el "tener que apañármelas" con las imágenes que encuentro por ahí. Le proporciona cierto toque lúdico a este proceso, que en ocasiones es de todo menos divertido.



- Si se te pudiera asociar con algún otro artista éste sería Julien Pacaud. Vuestras obras se complementan a la perfección ¿Qué otros diseñadores o creadores han influido en tu obra?

Me encantan los trabajos de Julien Pacaud. No tanto por su técnica o su pericia a la hora de ensamblar diferentes imágenes (que también), sino por esa sensación que dejan sus obras; metáforas perfectas con situaciones imposibles.

Es difícil diferenciar entre los diseñadores/ilustradores que me han influenciado de los que simplemente me gustan. Podría citar a Emmanuel Polanco, Eduardo Recife o Marie Luise Emmermann. No sé si me han influenciado, pero lo que sí tengo seguro es que me encantan sus obras.

Seguir leyendo

- Parece que se está produciendo en el diseño gráfico de los últimos años una tendencia a utilizar el fotomontaje y el collage apropiándose de trozos de la historia del arte y del diseño ¿Crees que es real esa tendencia? De ser así, ¿como ves la apropiación posmodernista de materiales de otros artistas, de otras épocas, para crear nuevos contenidos gráficos? ¿Te identificas con esa idea?

El arte y el diseño son cultura, y por tanto, entiendo que cualquiera pueda acceder a cualquier obra y utilizarla para mostrar un nuevo punto de vista sobre ese mismo tema o sobre otro completamente diferente. Hasta cierto punto la cultura pertenece al pueblo y por tanto ésta es susceptible de ser utilizada, retorcida, recortada o hasta vilipendiada. Ahora bien, no seré yo el que diga dónde descansa la línea que separa el homenaje, la inspiración o el recorte justificado y respetuoso del robo indiscriminado, el plagio o la copia de mal gusto (si es que existe o debe existir esa línea).

- Muchos diseñadores se enmarcan dentro de una estética retro. A mí me parece que en tu obra, además de ese elemento definidor, existe un aire a ciertas vanguardias del primer tercio del siglo XX. ¿Son esas vanguardias un material sobre el que trabajar?

Imagino que estoy bastante influenciado por el constructivismo ruso y esa increíble capacidad que tenían sus autores para la unión perfecta entre la composición y los colores. Las tipografías o las figuras geométricos son elementos que de una u otra manera acabo intentando añadir en mis trabajos, con mayor o menor pericia.

- Por otro lado, el diseño gráfico parece haber desechado para siempre el trabajo manual. El ordenador e internet, así como el acceso a multitud de fuentes informativas y de archivos, ha cambiado la concepción del diseño. ¿Qué ventajas e inconvenientes encuentras en ello?

He de decir que no soy nada dogmático para este tipo de asuntos. Huyo de los diseñadores o ilustradores que afirman que para realizar una buena ilustración o un buen diseño hay que mancharse las manos. Yo simplemente utilizo la herramienta que mejores resultados me proporcione, y ésta, por ahora, es siempre digital. Así que lo único que mancho es la pantalla con mis dedazos.

La versatilidad que te da un buen software, o la inmensa cantidad de información que pone a tu disposición internet, hacen del ordenador mi principal herramienta de trabajo. Precisamente el abaratamiento de los ordenadores, lo relativamente poco que cuesta una línea de ADSL hoy en día o la posibilidad de descargar gratis todo el software utilizado para el diseño, han democratizado inmensamente el mundo de la creatividad gráfica. Ahora miles de adolescentes, pertenecientes a una generación totalmente visual, juegan a ser diseñadores, ilustradores o músicos. Muchos puristas se rasgan las vestiduras por ésto. Yo, en cambio, veo en esta democratización de los medios técnicos una posibilidad inigualable de encontrar increíbles talentos, que de otra forma se mantendrían ocultos.

- Solo me cabe felicitarte por tu maravilloso trabajo ¿Cuales son tus próximos proyectos?

Muchas gracias. Como inmediato y principal proyecto me he marcado el de comenzar a dedicarme a esto profesionalmente. Si bien ya he realizado algún que otro trabajo de ilustración, éstos han sido esporádicos, y siempre compaginados con mi profesión actual. De ahora en adelante, por tanto, espero poder empezar a recibir encargos y dedicarme a ellos a tiempo completo.

Web oficial de Joseba Elorza, MiraRuido.
Blog MiraRuido.
Antiguo blog de Joseba Elorza [abril 2006-marzo 2007], MiraRuido.

 
Copyright © 2007-2013 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera