El mar no interrumpe nada. Sigue su propia mecánica, sin más objeción que la que podría amontonarse en los ojos. En uno de mis libros preferidos* la evocación del mar funciona también como un reconocimiento tácito de un estado de cultura prominente, rico en esfuerzo y voluntad, tantas veces dibujado en los mapas. El mar ni siquiera exige esgrimir una certeza duradera, pues el oleaje lo impide, y lo advierte cuando en la costa, en las desembocaduras, el agua se arremolina hacia una dirección que, desde lo humano, podría mostrase aún más incomprensible. No es fácil adivinar esa imagen, pero sucumbimos a su caudal. Todo el mundo intenta llegar hasta el mar.



* Al aproximarse al Mediterráneo, elegimos ante todo un punto de partida: una costa o una escena, un puerto o un suceso, un periplo o un cuento. Luego, ya no importa tanto de dónde hayamos salido, cuenta más hasta dónde hemos llegado, qué hemos visto y cómo lo hemos visto. A veces, todos los mares parecen iguales, sobre todo cuando la travesía es larga. A veces, cada mar es diferente.

Fragmento inicial de Predrag Matvejevic, Breviario Mediterráneo, Anagrama, 1991 (ed. original 1987)


lunes, 20 de diciembre de 2010

concurso carnaby street



Actualizacion 31 diciembre 2010. Ya tenemos ganador: Jordi Boronat (Tarragona). La frase (en verde) está en el post "Historia de la poesía española del siglo XX contada en dos minutos (version 1.0)". Muchas gracias a todos por participar.

Actualizacion 30 diciembre 2010.
Comienza la busqueda. Una frase coloreada en verde colocada en algun lugar de este blog.

Objetivo del concurso. A lo largo del blog, en su interior, hay una frase coloreada en verde y en negrita. Puede estar en cualquier parte del blog. El objetivo es encontrarla.

Cómo participar (Subscripcion). Tan solo hay que dejar un comentario en este post. Puedes poner lo que quieras, pero será requisito imprescindible poner al final de tu comentario las tres primeras letras de tu email. Tan solo las tres primeras.

Plazo de subscripcion. Tendreis tiempo para "inscribiros" hasta el proximo 30 de diciembre. En esa fecha se cerrará la posibilidad de hacer más comentarios y todos aquellos que hayan dejado uno podrán participar.

Comienzo del concurso: Desde el momento del cierre de los comentarios (30 diciembre) se procederá a "colorear" la frase en verde y podrá comenzar su búsqueda.

Enviar. Una vez que el concursante ha encontrado la "frase en verde", tendrá que enviar al email reguerajavier@yahoo.es los datos del titulo del post donde la ha encontrado. El tiempo es un aliciente importante. El primero que la encuentre y envie los datos será el ganador. El email enviado deberá contener en el apartado "Asunto" las "tres letras"que escribió el concursante en el comentario de este post. Os recuerdo que esas tres letras han de coincidir con las tres primeras letras de vuestro email personal.

Info extra: Ese primer email no ha de contener ningun dato personal, solo el nombre. Yo me pondré en contacto con el ganador para que me reenvie la direccion donde desea recibir el libro.

El premio
. Un ejemplar original y unico del libro: Salvador Costa, Punk, Producciones Editoriales, 1977. Se trata del primer libro publicado en España sobre el movimiento punk.

Final. El nombre del ganador-a será anunciado en el blog, siempre y cuando dé su consentimiento para publicarlo. De no ser así, simplemente se anunciará que el concurso ya tiene ganador. Así se fundó Carnaby Street se compromete con los lectores y participantes asegurando que no habrá ningún tipo de sesgo y el ganador será el primer "concursante de derecho" que envie el email con los datos correctos.

domingo, 19 de diciembre de 2010

angel baides y el encanto del monstruo




Para dar miedo, el monstruo puede venir de muchos partes pero en el dibujo las apariencias casi siempre engañan. El ilustrador y diseñador Angel Baides perfila una tipología de monstruos encantadores, incluso con el alma más cándida si en la percepción fuéramos capaces de abstraernos de los estereotipos sociales. La fuerza vinculante entre la fealdad y el mal parece desbaratarse, quizá porque Baides ha comtemplado otra manera de perfeccionar los rostros, es decir, despojándolos de connotaciones morales.

sábado, 18 de diciembre de 2010

maclaren, westwood y los teds


A principios de los cincuenta, los eduardinos eran gente obsesionada con la ropa, de una forma tan fanática como lo fueron los mods que los siguieron. No tenían reparo en gastar todo su dinero en un chaleco bordado o un traje oscuro con mangas hasta las puntas de los dedos y perneras de palmo y medio. Cuando se acuño el término teddy boys, el estilo se degradó y embruteció, un proceso captado en la descripción de Colin MacInnes en Absolute Beginners que mostraba teds racistas en las revueltas de Nothing Hill Gate, en septiembre de 1958. Con la llegada de nuevos estilos más frescos, el look italiano de 1958, el estilo ted desapareció del mapa.

Pero los teddy boys siguieron proliferando. Procedían, en su origen, de la clase trabajadora, y muchos se engancharon a ese estilo como un acto de fidelidad cultural y solidaridad de clase, criando a sus hijos con la misma indumentaria. Ocasionalmente fueron el centro de atención de los medios de comunicación, por ejemplo cuando "Rock around the clock" de Billy Halley llegó a los veinte primeros de las listas. O cuando, tal como Richard Neville, prestando mucha atención al asunto de las clases, explica en Play Power, hubo una revuelta de teddy boys en Albert Hall, en julio de 1969: enardecidos por Chuck Berry, los desórdenes empezaron cuando los Who pisaron el escenario.

Ese fue el intervalo cultural que McLaren y Westwood querían investigar. A principios de los setenta, el segundo revival teddy boy ya había recuperado algo de energía. Su centro era el Black Raven de Bishopsgate, donde desde 1967 había mantenido viva la llama un ted llamado Bob Acktand, que era el propietario original. En la máquia de discos había singles de Richie Valens, Billy Riley, Carl Perkins y Elvis, y en poco tiempo el bar consiguió reunir una gran clientela que, en el otoño de 1970, ya atrajo la atención de los mass media.

McLare y Westwood quedaron muy impresionados por el estilo duro de los teds que, con toda su brutalidad de petimetre, parecía una subversion del statu quo. Pero McLaren y Westwood procedían de una clase diferente: eran cultos, bohemios e incluso filósofos. Fue Vivienne (como ocurría amenudo) quien puso en práctica la teoría y se acercó al Black Raven. Pronto descubrió que la ropa de aquellos teds sólo se podía conseguir por encargo y estaba hecha a mano, todo lo cual costaba no poco tiempo y dinero. Había un hueco en el mercado. ¿Y qué mejor sitio para explotar ese hueco que el World's End, en el mismo centro del terrirorio enemigo?


(Extracto de Jon Savage, England's dreaming. Los Sex Pistols y el punk rock, Mondadori, 2009, ed. original 1991, pags. 36-38)

sábado, 4 de diciembre de 2010

palabras palabras


Fotografia. Javier M. Reguera



Javier Corcobado
> Parole Parole
Regina Spektor > Us
Au Revoir Simone > Sad Song
Vanessa Paradis > Il y a
Sharon Jones and the Dap-Kings > 100 Days, 100 Nights
Atlas of sound > Criminals
Girls > Lust for life
The Drums > Lets Go Surfing

 
Copyright © 2007-2013 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera