lunes, 5 de febrero de 2007

cinco fotografos de moda (y una coda)

Evidentemente no son los únicos, pero la mirada que proyectan sobre el mundo de la moda va más allá de las poses prefabricadas con las que las revistas del género ilustran muchas de sus portadas. Son cinco fotógrafos que, cada uno con un estilo personal y único, han sabido reinterpretar los modelos culturales de la belleza de las últimas décadas.

Jean Francoise Lepage (1960) es un fotógrafo arriesgado e inconformista, con una visión estética personal. Ese inconformismo estético le ha llevado a modelar un mundo propio, extraño y contradictorio, donde sus modelos oscilan como materia interte. En ese deambular encontramos también la materia de los sueños y los deseos, la emoción de un enigma. Su paleta de colores (colores fríos, irreales) registra a la perfección ese universo, el cual ha puesto al servicio de las mejores revistas internacionales (Vogue, Elle, Dios…) e independientes (Next, Purple, It’s Rouge…).

Peter Lindberg (1944) ha sido considerado como un poeta del glamour. Ha centrado parte de su trabajo en la imagen de la mujer, sacándola de los estereotipos fabricados por el propio mundo de la moda. La utilización del blanco y negro ha marcado parte de ese recorrido, en el que la belleza era tan solo una excusa para describir la interioridad de una emoción. Lindbergh ha estado ligado con marcas como Armani, Prada, Calvin Klein, Jil Sander, Hugo Boss. Tiene en su haber una intensa tarea editorial en las revistas Vanity Fair, Stern, Rolling Stone, The New Yorker y las Vogue italiana, francesa e inglesa. Pero parte sustancial de su carrera se centra en Harper’s Bazaar, revista con la que tiene contrato desde 1992.

La fotografía de David Lachapelle (1969) se rige por parámetros esteticistas, llevándolos hasta sus últimas consecuencias en un intento de modelar un universo surrealista en el que los personajes que retrata buscan su acomodo más allá de lo que representan en sus vidas cotidianas. Su vinculación a la música le ha permitido, además de fotografíar numerosas portadas de discos para cantantes como Madonna o Elton John, iniciar una carrera como director de videos musicales. Su video para la canción Natural Blues de Moby (2000) fue galardonado como “Mejor Video del Año” en los MTV Europe Music Awards, gracias al voto popular de más de 7 millones de televidentes.

Eugenio Recuenco es uno de los fotógrafos más imaginativos de su generación. Su eclecticismo le ha llevado hacia un estilo pictórico y cinematográfico que recoge influencias de lo más diversas, desde el cine negro americano de los años 40 a las estéticas coloristas del pop art o las pinturas de rembrandt, pasando por la recreración de mundos imaginarios llenos de misterio. Ha realizado campañas publicitarias para Vogue, Custo Barcelona, Diesel, Chanel o Mango. En 2003, recibió el premio de fotografia ABC por su obra Concepción, Parto, Juego y Educación.

Alvaro Villarubia (1964) es uno de los fotógrafos españoles con mayor proyección internacional. Empezó su carrera en los años 80, en el contexto cultural de la movida madrileña. Desde entonces ha publicado retrato y producciones de moda para numerosas revistas españolas y extranjeras: Vanidad, Man Shangay, Paris Match o Vogue. Su página web fue galardonada en 2001 por la Asociación de Comunidades Gráficas de nueva York.

(Y UNA CODA)
La fotografía publicitaria o de moda ha terminado por contagiar sus credenciales estéticas a otros géneros fotográficos. Tradicionalmente, la fotografía de moda ha sido un lugar para la experimentación no sólo estética, sino tambien en relación a su atracción simbólica y a la recreación de una puesta en escena. Su capacidad creativa, colorista, incluso la determinación de acudir al humor o al surrealismo, ha influido especialmente en toda una nueva generación de fotoperiodistas dedicados al reportaje social. En muchos casos, el fotoperiodismo ha ensanchado los márgenes de la objetividad precisamente por una influencia directa de la imagen publicitaria. Esto no quiere decir que se hallan traspuesto las funciones de ambos géneros, pero de alguna manera una tendencia cada vez más activa en el fotoperiodismo ha consistido en llevar al límite la representación de la realidad bajo los focos de un realismo expuesto a la subjetividad absoluta.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera