lunes, 30 de abril de 2007

che guevara, revolucion y comercio


[fotografía original 1960]

Ya hemos hablado en alguna parte de este blog cómo los mitos del siglo XX se sustentan, en la mayoría de los casos, a partir de la reproducción masiva de la imagen fotográfica, en la perfecta idealización de sus vidas públicas identificadas con una imagen que sintetiza el soporte moral, vivencial o psicológico del personaje en cuestión. El personaje adquiere su propio desarrollo social en las fotografías. Su utilización en el contexto, la publicidad, el cine, los periódicos o la literatura, determina el destino vivencial del icono: la persona real ha de desaparecer para dar paso a su representación pública en un mundo de objetos y valores mediatizados por la imagen. El caso del Che Guevara muestra ese destino iconográfico con mayor insistencia: sus usos han alentado a generaciones enteras en la vertiente del ideal revolucionario, pero la construcción del mito ya es en sí la expresión de un ideal que se concreta en una sola imagen.

La historia del poster que hizo del Che un icono universal, globalizado y, en demasiadas ocasiones, vulgarizado o subvertido en ese ideal originario, ejemplifica esa otra forma en la que el mito se convierte en un amasijo de reinterpretaciones que varían según las circunstancias históricas, culturales y publicitarias. Esa historia comienza en 1960, con el retrato que el fotógrafo Alberto "Korda" hiciera del Che Guevara en La Habana, y comienza de nuevo en 1968, cuando el ilustrador irlandés Jim Fitzpatrick retoma esa fotografía y la transforma en un poster a dos tintas. Luego llegará el oportunismo de Gerard Malanga y Andy Warhol y todas las fuentes de comercialización de una biografía que, al menos a nivel masivo, ya no es posible conocer si no es a través de una imagen, la que sustenta al mito. Pues los muertos no hablan y las mitologías modernas las sujetan las pantallas de televisión, el cine o, simplemente, un cartel reproducido eternamente.

Web de Alberto Korda.
Historia de un retrato: el Che de Korda.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera