domingo, 29 de abril de 2007

edie sedgwick, bob dylan y andy warhol



Jonathan Taplin | A Dylan le gustaba Edie porque era una de las pocas personas que no le toleraban sus extraños numeritos. Ella era mucho más fuerte que los aduladores que le rodeaban entonces. Siempre mantenía una relación de antagonismo con las mujeres. Probaba a la gente, tal vez para averiguar cosas de sí mismo. Su transición de la pureza del folk a la locura del rock había sido tremenda para él. Necesitaba saber quién era. Dylan respetaba la personalidad de Edie y su fuerza para enfrentarse a él y no doblegarse. ¿Conoces esa canción Just like a woman? Dicen que la compuso para Edie.

Bob Neuwirth | Yo sabía que Bob Dylan había expresado su interés en rodar una película con Edie. Un film no warholiano. En aquella época había un interés en que Bob protagonizara una película. Los grandes directores le iban detrás. Pero Bob Dylan siempre ha tenido necesidad de la mística de la intimidad: el truco de la Garbo.

Seguir leyendo

Paul Morrisey | El vínculo con Dylan surgió una noche cuando encontramos a Edie en el Ginger Man. Era a principios de 1966. Nos dijo que no quería que Andy volviera a proyectar ninguna de sus películas. hasta entonces había rodado once películas con Andy en sólo cuatro meses. Después las cosas empezaron a avinagrarse y su última película anterior a Chelsea Girls fue una llamada Lupe, que narraba la muerte de la actriz Lupe Vélez [...] Edie tenía un pequeño papel en Chelsea Girls, pero pidió que suprimiéramos las escenas en que aparecía. Nos dijo que había firmado un contrato con Albert Grossman, el representante de Bob Dylan.
Fue un momento bastante raro. Andy pasaba un periodo de transición. Siempre estaba a la búsqueda de mayores cantidades de dinero para invertir en la producción de películas y se había metido además en el rollo de una nueva discoteca y promocionaba un nuevo grupo: la Velvet Underground. Les dejábamos ensayar en la Factory. Pero de pronto, empezamos a pasar allí más y más tiempo. Empezamos a rodar algunos cortos con ellos. Necesitaban una cantante y por pura casualidad encontramos a esa chica llamada Nico, que había conocido a Dylan en Europa y que Grossman había traído desde Londres. Ese tipo solía aparecer por la Factory con sus ayudantes con la aparente intención de escuchar los ensayos de Nico, pero por algún motivo, ya no tenía interés en ella. Era Edie Sedgwick a quien le interesaba contratar [...] Dylan la llamaba y la invitaba a salir. Siempre le pedía que no le dijera a Andy ni a ningún otro que se veían. La llevó a Woodstock y le dijo que Grossman pensaba reunirlos en una película [...]
Firmó con Grossman presionada por Dylan. Según parece, Grossman le dijo que en su opinión, no era conveniente que siguiera viéndose mucho con Andy, porque esa clase de publicidad era nefasta. Ella dijo: "Van a rodar una película y yo seré la estrella junto a Bobby". De pronto no era más que Bobby esto y Bobby aquello y comprendimos que se había enamorado. Pensamos que él la estaba engañando, porque precisamente ese día Andy había oído decir en el despacho de Sy Litvinoff, nuestro abogado, que Dylan se había casado en secreto varios meses atrás. Se había casado con Sara en noviembre de 1965 [...] Pero Andy no pudo resistir la tentación y le preguntó: "Edie, ¿sabías que Bob Dylan se ha casado?".
Se puso pálida [...] Nos dimos cuenta de que de verdad creía que tenía una relación con Dylan y que tal vez él no había sido muy sincero. tal vez todo aquello no era verdad y Dylan nunca había tenido intención de hacer una película con Edie o de que ella figurara en el reparto.
Así que se marchó y después de eso la volvimos a ver sólo en contadas ocasiones. Andy no volvió a proyectar sus películas. Cortó el trozo de Chelsea Girls donde aparecía Edie y la sustituimos con una escenita de Nico mirando a la cámara durante media hora. Como fondo le pusimos música de la Velvet Underground. Es la última parte de Chelsea Girls. Un final muy bonito.

Viva | Tuvo que ejercer algún efecto en Andy: Edie abandonándole por Dylan o por quien fuera. Probablemente estaba enamorado de Edie como de todos nosotros. Un amor asexuado pero que te absorbía de tal forma que no tenías tiempo para nungún otro hombre. Cuando Edie se fue con Dylan y Grossman fue una traición y él estaba furioso. Un amante traicionado por su querida.

[Extractos del libro de Jean Stein, Edie, Circe, Barcelona, 1988, pp. 271-273]

Post relacionado:
Edie Sedgwick, la Factory y una canción de Dylan al fondo.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera