miércoles, 4 de abril de 2007

garry winogrand, todas las mujeres son hermosas



El fotógrafo norteamericano Garry Ginogrand, bajo la influencia de Robert Frank y Walker Evans, es uno de los primeros en hacer de la ciudad su espacio de trabajo. Evidentemente hubo otros muchos antes que él. William Klein es pionero en la manera de mirar la urbe desde un punto de vista puramente subjetivo, su Nueva York 1955 es la amplitud de visión, el otro lado del ojo rompiendo con la tradición fotográfica. Es una mirada que no busca la perfección de la imagen, sino el motivo, el tema, el acontecimiento efímero en estado puro. Garry Winogrand, de alguna manera, recoge el testigo de Klein y Frank. Los tres son fotógrafos transeúntes, patean las calles como si fueran a recoger algo que parece imposible de presenciar.

Winogrand plantea una nueva perspectiva, si acaso un tanto sociologista pero que corresponde con la aceleración de las mutaciones sociales de la época. Su libro Women are beautiful, aunque fue editado en 1975, describe las transformaciones de la mujer en los años 60 a través de sus nuevos modelos de conducta social, de la vitalidad estética de la juventud, sus posturas, la vestimenta y un compendio de realidades que la afectaba en relación a los nuevos papeles que iría adquiriendo. Winogrand, norteamericano de nacimiento, lo refiere a su entorno próximo, sin embargo su ensayo aporta los matices de un fenómeno global: las incipientes liberaciones de la mujer de los 60 en la sociedad occidental.



Existen escasos sitios en la red que aporten reproducciones de calidad de la obra de Garry Winogran, y las referencias a su trabajo son mínimas. Pueden acudir a Smith College Museum of Art y Paul Kopeikin Gallery para más detalles.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera