martes, 17 de abril de 2007

rocio durcal, años ye-ye



Los años ye-ye de Rocío Durcal son los de sus primeras películas, del 62 al 66, cuando España volvió a retomar la vía de la modernización industrial y del aperturismo económico, y las migraciones se dirigían tanto a los enclaves urbanizados como al extranjero. El inmigrante sabía que había una vida mejor en alguna parte, pero el mayor éxodo lo produjo las miradas puestas en la pantalla.

El cine era una vía de escapatoria. Con la aparición estelar de Marisol en 1960 comienzan a surgir nuevas cantantes cinematográficas. Pili y Mili en Como dos gotas de agua (1962), Maleni Castro en Chico o chica (1962), Ana Belén en Zampo y yo (1964) y Rocío Durcal en Canción de juventud (1962), chicas urbanizadas y chicas en busca del amor verdadero, chicas situadas en familias desestructuradas, chicas que veladamente desencadenaban el tradicional conflicto de clase, chicas descarriadas o enfrentadas consigo mismas, todo en clave musical, con la comedia de por medio para avisar al espectador, al español medio, que la realidad no era tan mala como la habían pintado. A la posguerra le sucedió la sensación alegre de una canción que haría lo posible por alejar lo antes posible el pasado más próximo, y Rocío Durcal, como Marisol o Ana Belén, se adhieren a los ideales del nuevo folklore de celuloide: cualquier drama es más respirable si lleva una orquestina como fondo sonoro.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera