jueves, 19 de abril de 2007

un nuevo baile en Paris, el bostella



Ya hemos hablado de algunos bailes que decoraron la década con movimientos corporales, como si hubiera que dejar constancia de que el cuerpo también tenía algo que expresar ante la vorágine de cambios que se estaban produciendo. El rock 'n roll marca la pauta de todos ellos y Elvis, además del rey del rock, debería ser considerado como uno de los liberadores del corset corporal en las reuniones de sociedad, en bares, conciertos, cualquier lugar. Sus compulsiones de cadera, ya a mediados de los 50, ejercen la energía suficiente como para proporcionar inspiración a esos otros bailes que irán surgiendo. El twist, al que ya hemos aludido en otros posts como baile indivisualista, ajeno a las veleidades del baile de salón, en pareja, podría considerarse además un sucedáneo del rock para las clases medias, las clases satisfechas, un ritmo que tan sólo apunta a ser cierto porque el sincopado de las piernas y la cadera nos va avisando que los acontecimientos del cuerpo registran matices y cada cual tiene su nombre, sus variantes.

En el 65 llega el bostella, pero hoy solo queda de él su nombre. En aquel momento sería otra variante para reuniones sociales de juventud. Había que darle un nombre a todo. La década exigía una identidad, y todas las modalidades de baile, ritmos y músicas buscaron una denominación que las diferenciara. El bostella no fue una excepción, con el particular de que, según su creador Horoné Bostel, periodista de Paris-Match, había que practicarlo con media docena de whiskies y, a ser posible, lanzarse en plancha despues de ejecutar un breve ritual preparatorio, o sea, levantar los brazos, saltar sobre el mismo punto unas cuantas veces y, zas. Es el baile festero. Nada que ver con las delicadezas del madison o el surf. Pues si el madison fue el baile en colectividad, éste lleva el baile a la multitud, a la masa. Es el baile colectivo llevado al desconcierto del gentío.

Triunfo 16-01-1965: Paris baila el "bostellá"
Triunfo 30-01-1965: Bostella en la concorde

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera