miércoles, 23 de mayo de 2007

posguerra y decoro



Es revelador comprobar cómo la posguerra española, periodo que abarca desde el final de la Guerra Civil hasta mediados de los años 50, podría contarse tanto por aquellas revistas de cine, moda y belleza que impresionaban en sus portadas el mundo extranjerizante de las estrellas y starlettes del celuoide, como por la formación de un nuevo código moral y social que vino a cumplir la aplicación del nacional-catolicismo al mundo de las costumbres a través de catecismos varios y libros para párvulos, cadetes de enseñanzas medias y mujeres de todas las edades. Si el primer caso muestra la función del deseo ante una sociedad que ya iniciaba su aislamiento no sólo geográfico sino también desde el mismo interior de la colectividad, el segundo deja patente que la realidad iba a construirse con un nuevo manual para el decoro y las buenas costumbres. En relación a la mujer, la Sección Femenina se erigió como el principal reproductor ideológico de ese código y un nuevo agente de control social. Todo iba a ser dicho de nuevo, pero en las ilustraciones dedicadas a enaltecer el decoro femenino del nacional-catolicismo ya encontramos la mordaza que el régimen impondría a la población como mecanismo de autodefensa. Moral, política y cultura se convierten en una sola cosa, propio de los estados dictatoriales.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera