sábado, 19 de mayo de 2007

marianne faithfull, as tears go by



Vamos de un sitio a otro y las canciones van cambiando de lado. La música también sobrevive a quien la hace y los cantantes sólo podrían confrontar su creatividad con el tiempo, contra sí mismos. En los 60 el pop y el beat, siendo el modelo musical al que la juventud se aferra como pauta para evidenciar los cambios sociales todavía en trance, es una más de las posibles variantes. En Italia triunfa, fundamentalmente, la modernización de la canción napolitana y su mezcolanza de referencias ye-ye. España comienza a inmiscuirse en los procesos musicales de la época con la emergencia de nuevos grupos beat. Inglaterra es el hervidero, junto a EE.UU., de los nuevos sonidos. The Beatles y The Rolling Stones son las dos caras de una misma moneda, el pop que viene de los primeros ídolos del rock norteamericano y el rythm 'n blues puesto al día por un compendio de acordes nuevos. Otras tramas sustentan la década: el estilo mod, el glam de finales de los 60 y principios de los 70, los teddy boys que vienen de los restos de la década de los 50, la psicodelia y el movimiento hippy renegando de la racionalidad occidental y acogiendo una paz naif inflada por los barbitúricos y el LSD, el surf o el soul reconvertido en un método de ascensión social para los negros.

En este contexto, aparece la cantante británica Marianne Faithfull, imagen y voz primeriza de un modelo de cantante femenina que, aún basando su sonido en un pop suavizado, ecléctico, amplía su repertorio con standars de otros estilos adaptándolos al suyo propio. Se convierte en el antecedente de otras cantantes, Claudine Longet, Mary Hopkin, pero en ella la segunda mitad de los años 60, al menos en el ámbito anglosajón, tendrá donde ubicar esas voces que han decido despojarse de la etiqueta del pop sin dejar de hacer pop. Desde sus inicios, ya es la imagen cándida y desperdigada a la vez de la música inglesa hecha por mujeres. Dos canciones representan su primera etapa, un itinerario musical que se inicia a mediados de los 6o en plena vorágine del sonido Beatles/Rolling Stones imponiendo el modelo de canción que otros muchos harían con resultados igual de imponentes, Small Faces, The Animals, The Zombies.

As tears go by, un tema del 64 compuesto por Mick Jagger y Keith Richards, marca el inicio, la felicidad del swinging London. Y Sister morphine, escrito igualmente por Jagger, Keith y ella misma y publicado en 1969, contiene una letra desesperada que ya deja entrever la frustración no sólo personal, sino también de toda una época que toca a su fin. Pero Marianne Faithfull ha sobrevivido a su propia mitología, a la heroína, a la deriva urbana, y hoy sigue mostrando con una voz algo más desgarrada lo que siempre había sido, una gran cantante. Una superviviente.

Web oficial de Marianne Faithfull
Letras de canciones de Marianne Faithfull

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera