jueves, 31 de mayo de 2007

petula clark, el idioma es el mensaje



Petula Clark es un rara avis en la larga lista de cantantes femeninas anglosajonas que, bajo la tutela del inglés como lengua discográfico-musical predominante, iniciaron una carrera en francés con éxito masivo, rivalizando con leyendas vivas como Edith Piaf y todas las corrientes musicales que iban a renovar la figura de la cantante no solo francesa, también europea. Estamos en 1960 y Petula Clark firma con Vogue un contrato discográfico que la mantiene unida a Francia hasta 1964. El intercambio de idiomas era cosa habitual, italianas y francesas cantando en lenguas ajenas, ampliando no sólo el repertorio sino tambien su público. Incluso vemos a Françoise Hardy o Dalida cantando en inglés, por no hablar que muchas de ellas hicieron sus intentos en alemán.

Las cantantes españolas se abrieron menos a otros idiomas, quizá porque todavía no existía esa identificación con la europeidad que ya se veía más allá y por el aislacionismo que sufría España desde los años 40. Europa era todavía un esbozo, pero la canción ligera, las cantantes italianas y francesas especialmente, hicieron mucho por recortar las barreras de esa Europa que surgía como un rompecabezas al que le faltaban todavía demasiadas piezas. Petula Clark fue de las pocas que, siendo británica, se lanzó a la conquista del mercado francés en ese mismo idioma. Había una mayor amplitud de miras en relación al lenguaje. Si hoy prevalece la idea de que los mercados se conquistan a través de una saturación del mensaje publicitario y el marketing globalizado, en los años 50 y 60 la máxima podría haber sido el idioma es el mensaje. La inmersión en un mercado ajeno suponía, en muchos casos, el uso de idiomas distintos para un misma canción. En Francia Petula Clark cantó en francés. Cuando a finales de 1964 publica su más célebre canción, Downtown, el público ya dispone de cuatro versiones, cuatro idiomas y una sola voz.

Web oficial de Petula Clark

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera