jueves, 3 de mayo de 2007

rockers y mods, brighton 64



Parte de la rivalidad entre Mods y Rockers que desembocó en los conflictos de Brighton de 1964 se atribuye a la excesiva dimensión que alcanzaron en los mass media las subculturas de los 60 ante su rápido crecimiento. Cuando Mods y Rockers crecieron en popularidad y número, los media comenzaron a publicitar sus actividades desde una perspectiva que criminalizaba a sus miembros, creando un pánico colectivo que influyó no sólo en la percepción social negativa de la población general hacia esas subculturas, sino también en la percepción que tales grupos tenían entre sí. Habría que añadir que las excesivas ansias de diferenciación social volcadas hacia unas rígidas pautas culturales atribuibles a cada grupo exigen, al mismo tiempo, una marcada voluntad de individualismo y confrontración con el medio social, la exigencia de exclusividad repecto a otros colectivos. Mods y Rockers, compartiendo el mismo entorno cultural, eran sin embargo incompatibles en el modelo estético, en su propia percepción de la vivencia. Los medios actuaron como amplificador de esas diferencias.

El conflicto llegó a España a través de las páginas de la revista Triunfo, aunque su análisis de los hechos es un tanto simplista y se halla inmerso en los parámetros conceptuales de lo que Stanley Cohen definió como moral panics (aún no siendo exacto, más arriba lo hemos traducido por pánico colectivo)

Triunfo 20-06-1964: Rockers y Mods en pie de guerra
Triunfo 22-09-1968: La moda de los "Mods"

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera