miércoles, 27 de junio de 2007

aproximaciones al tecno pop (I)


Reportaje escrito por Ramón de España para la revista Cairo, nº 4, abril 1982

La aparicion del tecno-pop en Inglaterra a finales de los 70 y sus posteriores versiones matizadas por el esteticismo de los nuevos románticos sitúa sus modelos musicales en la mezcolanza de las corrientes electrónicas que el grupo alemán Kraftwerk había iniciado en alemania a principios de los 70 y los estilos que habían ido apareciendo con el glam y el punk. Ultravox y The Human League, grupos aparecidos a finales de esa década, realizan el tránsito de un modelo inspirado en el punk y la nueva ola anglosajona a las sonoridades electrónicas, además de considerarse formaciones seminales que, tras separaciones varias y diferentes cambios de estilo, dieron lugar a otros grupos de igual trascendencia en la evolución del pop electrónico inglés.

Visage, Heaven 17, Soft Cell, Orchestral Manoeuvres in the Dark, Duran Duran, Depeche Mode, Yazoo, etc., seguirán la senda iniciada por Ultravox y The Human League (primera época, entre 1977-1980), aportando matices musicales de muy diversa índole. Sin embargo, la etiqueta tecno-pop para agrupar a tales bandas en un movimiento homogéneo resulta algo falsa si se tiene en cuenta que cada una de ellas se alimentó de estímulos musicales muy distintos. Mientras Soft Cell recupera las bases del soul de los años 60, Heaven 17 y Yazoo se centrarían en la reinterpretación del funky y la música bailable. The Human League pasará por diversas etapas, de la canción experimental [1978-1980, el mejor periodo del grupo] a la suavización de los sonidos electrónicos a través de unas melodías más comerciales. Ultravox sufrirá un proceso parecido, pero cuando ellos ya han completado su fase más creativa [1980-1982], Depeche Mode inicia una reconversión de la sonoridad electrónica con su LP Speak and Spell [1981]. Orchestral Maneuvres in the Dark fijará sus intenciones en una melodía asequible y John Foxx desarrollará toda una poética que lo llevará de un lado a otro hasta culminar en uno de los mejores albums de la época, The Garden [1981]. The Buggles, Talk Talk, Eurythmics, Thompson Twins o Simple Minds son otras bandas que integraron, en el pop de la primera mitad de los 80, los matices de unos arreglos de sintetizador más digeribles. Devo haría lo propio desde la latitud norteamericana, al igual que Alan Vega, inmerso en el underground de Nueva York, haría una reinterpretación del rock clásico a base de introducir elementos electrónicos a la base de sus canciones.

Seguir leyendo

El pop electrónico anglosajón tuvo en España una repercusión considerable al incorporarse el sintetizador al pop autóctono, pero sus resultados se harían más visibles en algunos grupos que intentaron llevar el sonido hasta sus ultimas consecuencias a través de la recepción del fenómeno de los nuevos romáticos. Luna, Azul y Negro, Glamour, Estación Victoria, Video, Farenheit 451, Tino Casal, Mecano y otros tantos fueron la respuesta al éxito que el tecno-pop estaba experimentando en las Islas Británicas. El caso de Aviador Dro, Esplendor Geométrico, Los Iniciados y Oviformia suponen un caso peculiar, pues su imaginería y referencias serían otras. Lo que cabe señalar al hilo de la masividad que alcanzaron los estilos de la música electrónica en los años 80 es que, a pesar de la disparidad de tendencias, las confluencias generaron una corriente de comercialización inusitada en relación al tipo de música que se esta produciendo en ese momento, más implicada en un pop-rock génerico. La movida madrileña, siguiendo nuestra tesis de que tan solo puede rastrearse desde un contexto más general o, en el peor de los casos, como etiqueta institucional aplicada a algunos grupúsculos artísticos publicitados desde diferentes canales más o menos oficiales, tendría en la música electrónica una trama en la que se evidenciaba un reciclaje de la experimentación pop volcada a la comercialización de sus resultados.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera