domingo, 24 de junio de 2007

daniel torres, la linea clara



Daniel Torres podría enmarcarse entre aquellos dibujantes españoles que, a principios de los años 80, resituaron el esteticismo de la línea clara, quizás uno de los intentos más logrados en España de crear una novela gráfica a la altura de sus referentes norteamericanos y franceses. Opium y Triton, albums editados por entregas en la revista Cairo en 1982, ofrecen otra posibilidad a la figuración que estaban practicando ilustradores y dibujantes como Ceesepe, Fernando Vicente o Micharmut, así como una alternativa al tebeo próximo al underground. Desde mediados de los 70, un crisol de tendencias contrapuestas van originado una depuración de las formas dominantes. En 1979 el tebeo underground se recicla a través de la revista El Víbora, máximo exponente de la línea chunga capitalizada por autores como Gallardo y Max. En el lado opuesto, la línea clara iría adquiriendo mayor fuerza con la publicación de la revista Cairo a partir de 1981.

Ambas revistas, sin pertenecer de lleno a la denominada movida madrileña, ocupan un lugar de privilegio en las interrelaciones que se están produciendo en ese trozo del campo cultural identificado con los estilos musicales y artísticos emergentes y las diferentes tramas desarrolladas en su interior. La movida madrileña no sería más que una denominación publicitaria, difusa desde el punto de vista sociológico, dentro de ese campo concreto. Así, muchas revistas que sin duda podrían quedar excluidas de esa denominación puramente institucional cumplieron un papel de importancia en la evolución del campo. La revista Cairo representó una tendencia dentro del comic español que dificilmente hubiera persistido sin su existencia [la línea clara], de la misma manera que las diversas modalidades del comic underground no hubieran encontrado un canal apropiado de comercialización y expansión sin la publicación de El Víbora o Bésame Mucho [la línea chunga].

Daniel Torres aparece precisamente en este contexto, en el momento en que la recuperación de la línea clara llevada a cabo por Cairo empieza a ser asimilada por algunos dibujantes que se mostrarán con el tiempo como piezas fundamentales en el desarrollo del comic español. Los albums publicados en 1982 por Torres, Opium y Triton, son un ejemplo, además, de innovación narrativa alejada de la tradicional infantilización del tebeo, con una clara influencia de los aspectos visuales del retrofuturismo y la yuxtaposición del pasado y un futuro imaginado.

Web de Daniel Torres.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera