sábado, 12 de enero de 2008

el punk, un modelo híbrido del rock (eduardo haro ibars)


Alberto García Alix, Eduardo Haro Ibars y Lirio, 1980

Eduardo Haro Ibars tendrá que ser rescatado algún día como uno de los cronistas más válidos del pop-rock en la España de los 70 y 80. Su narración de los movimientos contraculturales y las modas juveniles siempre albergó un esfuerzo crítico por el que no dejaba pasar la valoración del primer impulso o las posibles atracciones que pudieran revertir sobre su propia obra y figura. Sus escritos en la prensa marginal y aquella otra que abrió la vía democrática hacia la cultura en tiempos de dictadura [la revista Triunfo] suponen una toma de conciencia sobre los hechos urbanos traducidos al lenguaje de aquellos movimientos juveniles que prosperaron con mejor o peor fortuna a partir de la década de los 60. Entre sus escritos y artículos hallamos una poética paralela a su obra literaria, o más bien la continuación de aquello que ya había expresado por otros medios, a través de surrealismos varios y la vertiente irracional de la poesía española. Pero es en la crónica donde habría que reclamarlo como verdadero escritor.

En 1977 escribió varios artículos sobre el punk anglosajón y su recepción en España en los que mostraría al movimiento como un modelo híbrido del rock, un subgénero del rock and roll norteamericano aparecido a mediados de los 70. En España, contrariamente a la versión que del punk se hizo a partir de la aparición de Kaka de Luxe y su transición a los estilos de la nueva ola, Haro Ibars ubica el punk como el modo de rock autóctono desde Burning y otros grupos de carácter urbano extraídos de los entornos de la clase trabajadora, aún cuando la denominación no existiera como tal.


[Eduardo Haro Ibars, La moda de la basura, Triunfo, nº 763, 10-09-1977]

Seguir leyendo


[Eduardo Haro Ibars, El punk en Madrid, Triunfo, nº 771, 05-11-1977]

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera