domingo, 10 de junio de 2007

la movida vista por pablo perez-minguez


Reportaje sobre la obra fotográfica de Pérez Minguez en El País Semanal, junio 2006

Cualquier movimiento cultural tan sólo empieza a adquirir su crédito de realidad cuando existe una visualización más o menos clara de sus resultados, ya sea a través de las obras que va dejando en las vitrinas o por mediación de un enclave fotográfico que va registrando los sucesos. Visualmente, la movida comprende un estadio simbólico-figurativo que se materializa en la ilustración, la pintura y el comic, y un estadio en el que prevalece la crónica reflejada en la renovación de los estilos fotográficos. Muchos fueron los fotógrafos volcados a retratar el ambiente cultural del Madrid de los 70 y 80. Aunque hablaremos ampliamente de otros tantos, conviene hacer el apunte primerizo de cuatro de ellos que, por sí mismos, en un afán de sintonizar con el medio urbano y el estallido cultural de la movida, consiguieron crear una poética visual para su trabajo y formalizar una visión personal de la época. Albeto García Alix, especialmente entre finales de los 70 y principios de los 80, ejerce una visión descarnada de aquellas figuras urbanas que, despojadas de los rastrojos de la apariencia, han decidido situarse en los límites de los social. Miguel Trillo dedicaría parte de su trabajo a retratar a las tribus urbanas que habían ido apareciendo en las periferias y de pronto, con la ocupación de la calle y los nuevos espacios para el ocio, se verían colocados en el centro de la multitud. Ouka Lele se propuso trasladar el compendio ambiental de los 80 a una fotografía escenificada con medias tintas de surrealismo y momentos de un happening de acuarela. Pablo Pérez Minguez podría considerarse el fotógrafo de cámara de esos años, entre el colorido chillón y el glamour entendido desde la ironía y el humor.

Seguir leyendo

Este último, procedente de las corrientes fotográficas vanguardistas que confluyeron en la revista Nueva lente [1971, fue uno de sus fundadores], a partir de los 80 precipita su fotografía hacia un estilo en el que se mezcla la estética de la revista del corazón y la luminosidad positiva de una imagen que se revela con la intencionalidad de construir un star-system para la movida. Eso se ha visto con el transcurrir del tiempo, porque los archivos sólo adquieren importancia una vez que ya ha pasado todo. El tiempo resitúa las imagenes, coloca su verdadera entidad con el intervalo de los años. Pérez Minguez aparece en la movida como gran retratista, voyeur de celebridades que nunca lo fueron en el momento de ser retratados. Han tenido que pasar 30 años para certificar que, con sólo echar un vistazo a sus imágenes, siempre tuvo razón respecto a donde ponía la mirada. Por eso, su labor fotográfica fue aplaudida y reconocida al concedérsele en 2006 el Premino Nacional de Fotografía. Pérez Minguez es sin duda uno de los grandes cronistas de lo que ocurrió en los años 80, pero también de todo aquello que pudo haber ocurrido y quedó en nada.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera