miércoles, 16 de enero de 2008

sex pistols y el punk, el ultimo movimiento romantico


Diego A. Manrique entrevista a Julie Temple en el nº 5 de la revista Dezine, octubre de 1980, con motivo del estreno de The great rock 'n' roll swindle. Pinchar en el interior para ampliar las imágenes

El punk, pero en esta ocasión a través de la película que Julie Temple realizó en 1980, The great rock 'n' roll swindle, una semblanza de los Sex Pistols que prefigura la visión del ídolo vulnerado por el mercado y su consumo en masa, por la propia teoría sociológica acechando a la realidad las posibles consecuencias del fenómeno. Una película que debería ser calificada de bodrio absoluto de no ser porque contiene algunas imágenes que explican el estallido punk.

Nunca sabremos si los gestos de negación propios del punk anglosajón se habían prestado demasiado pronto al nihilismo facturado como un producto de consumo, ni sabremos, aún pasados treinta años, si tras las frases discordantes de sus canciones se ocultaba el último movimiento romántico o una estratagema para romper el molde de la industria discográfica. Mientras en Inglaterra, al menos en sus inicios, supuso el amotinamiento que la música juvenil iba a perpetrar contra el colapso de lo social, en España sería percibido como una nueva forma de esteticismo urbano. Pero la estética también funciona por reacción, contra algo o el todo. La nueva ola había rechazado las proclamas de la canción protesta, cualquier modelo de colectividad identificada con lo político, poniendo en su lugar el inconformismo individualista por mediación de la estética, el colorismo y el humor-pop. Aunque habría muchas versiones sobre las que matizar la recepción en España de los contenidos del movimiento punk anglosajón, la reacción no iba a producirse, al menos en sus primeras tentativas, contra el sistema social, sino por omisión de aquello que las generaciones más jóvenes ya consideraban obsoleto, un pasado que ya no se correspondía con la aparición de un nuevo tipo de hedonismo vital y la experiencia de un presente perpetuo. No será hasta ya entrados en los 80 que el punk español adquiera un matiz antisistémico en la forma nihilista de Sex Pistols o combativa de The Clash, ante el desarrollo del Trash y el Oi!. Llegarán Decibelios, Cicatriz, Desechables, Código Neurótico, Eskorbuto, Interterror, Kortatu, Las Vulpess o Ultimo Resorte, pero eso lo veremos en otro post.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera