viernes, 11 de diciembre de 2009

surfin' serie b y el influjo de la era espacial (I)



Actualización de un post publicado el 21/10/07, con añadidos al texto e imágenes.

Surfing y garage-rock de los 90 en una mezcla explosiva que recuerda a las extravagancias siderales de Joe Meek y regresa de nuevo a los años de la era espacial con la tabla de surf bandeando las olas en los ritmos de la new wave y el power pop. Man or Astro-Man? es un grupo de Alabama formado a finales de los 80 con reminiscencias que van del sonido beat a los fondos sonoros del cine fantástico de serie B, pero sobre todo destaca su heterodoxia musical al recoger en sus temas y puesta en escena los desperdicios de la generación-pop de los años 60. Lo mismo podría decirse de The Bomboras, una banda de Los Angeles constituida en 1994. Sin embargo, su corte melódico se acerca más a las posturas de The Ventures y a algunos estallidos del garage-rock al modo de The Sonics, conjunto de gran valor que le daría la vuelta al pop a base de estridencias y se convertiría en un antecedente del proto-punk de Iggy Pop o The New York Dolls.

Man or Astro-Man? y The Bomboras llegarían a formarte parte activa de todo un movimiento retro-surf underground que aparece a mediados de los 80 y se consolida en los 90, llegando hasta hoy bajo el patrocinio de pequeños sellos independientes.



No es del todo extraña la asociación entre estos grupos y ciertos aspectos de la estética retrofuturista a partir del revival de la música surf originada en los 90 si tenemos en cuenta el giro copernicano llevado a cabo por Joe Meek y The Tornados con su impagable Telstar. Podría decirse que el tema ha sido detonante de multiples variaciones en los sonidos del pop y una inspiración correlativa a diversos estilos ubicados en la música underground, desde el surf hasta el psychobilly y demás extravios formales. Man or Astro-Man? bebe de esas fuentes sin determinismo, es decir, acudiendo a estilisticas diversas sin abandonar el trasfondo de la música surf. Sus peculiaridades se concentran en un uso exacerbado de fuentes aparantemente inconexas entre sí, de tal forma que el vínculo que instauran entre la ciencia-ficción de los años 50 y la música surf nos permite hablar de un proceso de hibridación por el cual se ha de producir la licuación de al menos dos contextos culturales distintos. El hecho de que en muchas composiciones, la mayoría instrumentales, incorporen fragmentos de películas de ciencia-ficción acentúa aún más la voluntad de proporcionar a su música un carácter revivalista, sin olvidar que tanto en los títulos como en el diseño de sus discos ya encontramos referencias a la idea de retrofuturismo que se tenía en los años 50 y 60.

Man or Astro-Man? recoge el testigo de la era espacial por la via Telstar, distinta en concepción y sentido a la que se había proyectado a través del space age pop. Sin embargo, el grupo ofrece, más que un género sublimado por los contuvernios del retrofuturismo, matices distintivos, citas, pastiches sonoros, amalgamas y reverberaciones que nos hacen recordar que el indicativo de futuro tenía más que ver con una concepción novedosa de lo acústico mucho antes de que el sintetizador remarcara la influencia electrónica. La guitarra Stratocaster, popularizada y llevada hasta el extremo del virtuosismo por Dick Dale, administra también un efecto de futuro.



En los discos de Man or Astro-Man?, y en una proporción menor en los de The Bomboras y otros grupos afines como Barbwires y The Bambi Molesters, se hace efectivo un trasbase de significados que unifica revival surf y retrofuturo. Aunque The Bomboras parece más clásico en su eje estético referencial acude de igual manera al pastiche revivalista y ordena su universo en función de ciertos componentes del cine de ciencia-ficción. Man or Astro-Man? va más allá en su compromiso estético, lo cual queda patente en las portadas de sus discos.

Parte del compendio iconográfico del retrofuturismo original está volcado en sus carpetas. He aquí una muestra.


 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera