sábado, 9 de febrero de 2008

el punk segun salvador costa


Hace unos días Javier Molinero, del blog Arte pop para tiempos pop, me envío vía e-mail algunas páginas de un libro de Salvador Costa que hacía tiempo andaba buscando, Punk, pionero por muchos motivos pero especialmente por ser el primero en editarse en España sobre tal temática. Eso sería en 1977, bajo el arriesgado patrocinio de Producciones Editoriales y Juan José Fernández, director de la revista Star. Digamos, por cierto, que hace escasas semanas se ha publicado un libro antológico que recoge los mejores momentos de la revista: Star, la contracultura de los 70, y vaya por delante además que desde este blog hemos ido reivindicando, en reiteradas ocasiones, esa publicación por ser ya no sólo un reducto contracultural en la España de los 70 sino también por resistir a la censura franquista, y elevarse como una sólida plataforma de crítica cultural a través del cómic, la música y el ensayo de urgencia en una variedad de temas hasta ese momento inéditos en la España predemocrática. Desde hace tiempo vengo manteniendo que Star abrió el camino a otras muchas revistas que verían la luz a finales de los 70 y comienzos de los 80, instituyéndose como un modelo definitorio de las transformaciones sociales y expresivas durante la transición democrática.

En esa misma tesitura se inscribe el libro de Salvador Costa, el primer intento de registrar fotográficamente la incipiente eclosión de una éstética y una actitud en los ambientes de los clubs londinenses. No obstante, la mirada de Costa parece detenerse en el detalle de los rostros, con todo lo que pudiera significar la marca que en ellos deja un imperdible. Un mirada casi antropológica que valora, más que la estridencia del movimiento, sus pequeñas siluetas, aquella materia apenas perceptible clavada en la piel y rasgada en las camisetas. Por esas mismas fechas y a lo largo del periodo comprendido entre 1978 y principios de los años 80, Salvador Costa llevaría a cabo otro proyecto de gran valía documental al seguir el recorrido vital y musical de una banda pionera en esos trasteos melódicos, La Banda Trapera del Río, cuyas fotografías, publicadas recientemente en el libro La Banda Trapera del Río: escupidos de la boca de Dios, vierten el aire de una época en el extraradio barcelonés y los cambios en la cultura juvenil marginal respecto a los precedentes musicales centrados en figuras como Jaume Sisa, la nova cançó, el jazz-rock layetano o festivales al estilo del Canet Rock. En estas otras imágenes, Salvador Costa no sólo nos habla de los miembros de una banda por muchos considerados la primera en acoger el sonido punk en España; atrapa también una tipología social, su indumentaria física y psicológica, cierta conducta gregaria asociada a la nueva música y a los espacios de diversión en la periferia urbana, y, sobre todo, una mentalidad que iría calando en algunos segmentos de la juventud de la época.

Seguir leyendo


 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera