lunes, 26 de enero de 2009

estricnina 1983 (2)



Seguimos sacando a la luz de nuestro archivo otros brotes de arqueología cultural. Es un empeño personal. El fanzine, tal como lo entendemos hoy, no es patrimonio de los contemporáneos, sino de la efervescencia cultural que enraiza las revistas de vanguardia de los años 20 con las publicaciones underground de los 60 y 70 y se cuela entre el maremagnum de las filosofías del punk a través de la tijera y el pegamento. Algun día alguien hará el estudio, si no existe ya, de cómo esa estética se fundamenta en las revistas dadaistas. Pero hay otras sensaciones: el fanzine cuenta la historia por otros medios. En este caso, se trata de materiales que alcanzan el estatus de documentos históricos, con el añadido de que rastrearlos, clasificarlos, dotarlos de un contexto específico se hace problemático en la medida en que muchos de ellos no fueron más que un retal con escaso recorrido. Algunos hoy ya se dan por perdidos, pero ante su endeble existencia hacemos crecer también una mitología. Otros, sin embargo, todavía pueden alumbrar retazos de nuestra historia social. Yo, que dedico parte de mi tiempo ha reconstruir los procesos que alimentaron los cambios culturales de finales de los 70 y principios de los 80, no me resisto a esta recopilación. Sigo pidiendo ayuda y aportando algunas cosas de mi estantería personal.

Estricnina nº 3, verano 1983

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera