miércoles, 25 de agosto de 2010

detalles en papel



Si la editorial Taschen ya había demostrado que los libros temáticos, incluso conceptuales, pueden democratizarse a partir de la reducción del costo, para decidir si el arte ha de imprimirse a cualquier escala no hay mas que echar el ojo a la New York Art Book Fair, feria anual del sector editorial dedicado al arte contemporáneo. A veces ocurre a la inversa: la averiguación conduce a la incógnita. Si uno despliega la lista de exhibidores invitados al evento descubre en primer término la dedicación mundial por el detalle, algo aparentemente impensable en un mundo denominado por la báscula: (“vales lo que pesas”). Cualquiera podría ver en ello que el mercado de la edición también sobrevive por la belleza ofertada. Y aun así: ¿existirá una demanda lo suficientemente amplia como para dejar de convertir esos libros, artilugios y magazines en artículos de lujo? Vuelvo a la web y me viene a la mente la editorial barcelonesa MaoMao Publications, enérgica e imparable, inquieta y cuidadosa, equilibrada en precio y factura, de tal forma que en sus libros puede adivinarse otro horizonte de líneas paralelas, que éste, el mundo, a fin de cuentas es coloreado bajo formas tan disparares como los ojos puedan soportar. Cualquiera de sus lanzamientos es un acontecimiento, más aún cuando lo que se prescribe es un antídoto contra la monotonía. La NY Art Book abre persianas en noviembre, pero la incógnita asegura el movimiento. La belleza es imparable y hay gente que continúa trabajando en ello.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera