jueves, 26 de agosto de 2010

fuera de foco




El desenfoque es un matiz. Lo intuyo al contemplar la obra de Jaime Compairé desde la pérdida de foco, a contracorriente de las funciones propias del ojo que han de anteponer la nitidez a cualquier otro versículo. Arte que se posiciona en otro lado del paisaje: su mirada tiende a reencuadrar un páramo casi inadvertido, una manera como otra cualquiera de hacerlo aún más visible. Mientras tanto, sus personaje crecen, se van. Igual de desenfocados, parecen diluir sus facciones para que podamos mirarlos de otra forma.

Compairé crea profundidad de campo, que es como añadir alma al espacio que queda entre el primer plano y el fondo.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera