domingo, 29 de agosto de 2010

orquesta de animales



Daniel Monedero & Oscar T. Pérez, La gran orquesta de los animales, Thule Ediciones, 2009.

Ahora que vemos tantos perros en la calle y la mascota se ha convertido en parte integrante de la familia nuclear, también sabemos que cualquier animal puede ser humanizado y llevar corbata, calcetines o hacer uso de los electrodomésticos. La fauna salvaje ha sido extraida de la estepa o la selva tropical para hacernos sentir aún más humanos, pero el incordio de llevar una serpiente atada a los zapatos o encapuchar la cabeza con arminios es algo que pertenece a la moral y no a la escritura.

Asi que podemos remitirnos a El libro de la selva para revalorizar el ecosistema, es decir, que cada ser vivo tiene su ocupación en el lugar. Cuando el hombre intenta deleitarse en maniobras tan extravagantes como creer que un loro contestará a nuestras plegarias, entonces es que algo no funciona.

Quizá por eso la fauna ha sido personificada en los cuentos hasta el extremo de la fábula. Ya lo había dicho George Orwell con otras palabras quizá más inquietantes en Rebelión en la granja, relato que debería explicarse más a menudo para darnos aprendida la lección de una ética sublevada. Los animales hablan a la conciencia.

Ese es el tema del animal en los cuentos, y ahora lo vuelvo a certificar en dos autores conscientemente jóvenes que en octubre de 2009 publicaron el album ilustrado La gran orquesta de los animales. Se puede ver un adelanto en la animación que han realizado para la ocasión, donde el animal es un animal cuerdo, se representa a sí mismo. Daniel Monedero y Oscar T. Pérez (autores también del blog El Canibalibro), no ponen objeción a esa naturaleza. Al contrario, la ensalzan en sus cualidades más profundas por mediación del método musical.

Los animales no sólo emites sonidos. Hacen la música.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera