viernes, 14 de enero de 2011

licuación política, quimica y sexual de la transición democrática

La experimentación visual funciona en ocasiones como una licuadora crítica que, bajo la acción cortante de sus aspas a pleno rendimiento, extrae el líquido discursivo de un momento histórico, un líquido que supura por las grietas del sistema. Se trata de una narrativa imposible, paranoide, decentralizada, pero no por ello incoherente en sus resultados. El comix oficiado desde los cimientos contraculturales del underground transicional, en la España de los años 70, vuelca la vivencia desplazada de los hechos sociales y políticos sobre una formato enunciativo y visual de oposición y lucidez. Oposición porque constituye una opción a lo lógica narrativa del proceso de democratización, constituido desde las alturas institucionales y el pactismo político para dejar al ciudadano fuera de su acontecer. Lucidez porque adelanta, describe y traduce al imaginario sociológico español nuevos estilos de vida situados en los márgenes de ese sistema, y disemina por el espacio social nuevas temáticas, inéditas durante el franquismo (ecologismo, antipsiquiatría, homosexualidad, urbanismo sostenible, etc.).



El comix underground español de los años 70 trazó una línea de fuga ante el adoctrinamiento del reformismo ideológico de la transición a través de recursos estilíticos y narrativos basados en la contracultura norteamerica, un intento de reparar la esclerosis múltiple de la moral nacional y profundizar en el cambio de paradigma socio-cultural. Todavía no se ha hecho justicia debida a aquellas revistas y fanzines que arriesgaron la contienda, en unos tiempos en que la censura y la Ley de peligrosidad Social seguía siendo aplicada a cualquier elemento considerado (subjetivamente por las fuerzas del orden) antisocial o subversivo. Hablamos de revistas como El Rollo enmascarado, Purita, A la Calle, Nasti de Plasti, Carajillo, Catalina, Picadura selecta, Star y un largo etcétera de publicaciones que han quedado sepultadas bajo las ruinas culturales de la Transición.

Años, por tanto, de renovacion. El comix underground español adelanta una fórmula de contestacion social, y la hace asequible a través de la difusión de nuevos modelos de vida asociados al relevo generacional y la juventud. En resumen, actúa como transmisor y agente del cambio, de igual modo que podría estudiarse el periodo, su conciencia cultural, a partir de las obras impresas en esas revistas. A modo de ejemplo, traigo a colación una historia del dibujante e ilustrador Pérez Sánchez, publicada en la revista Star (1978, Nos. 39 y 42). En ella sintetiza, en un cómic de corte experimental, algunos temas recurrentes en el underground gráfico: el rock, las drogas, la crítica del Sistema (político) y la deshinibición sexual.



Este es su argumento: 1) El rock impera. Elvis es el rey y todo el mundo baila rock and roll. La gente es feliz. Aparecen entonces diferentes personajes históricos relacionados con la politica: Lenin, Franco, Hitler, Mao, Che Guevara, Stalin. 2) El rock and Roll es la dictadura y el pueblo pide libertad. Hitler le corta la cabeza a Elvis. 3) Hitler y sus compañeros de viaje montan un grupo de musica. Che Guevara es el bateria y Hitler el vocal del grupo. Pero la gente se niega a bailar. 4) Estalla una bomba. Pero la gente prefiere practicar el sexo. El sexo se convierte en la nueva libertad. Se dice: “De esta manera nuevamete la gente volvió a conocer la felicidad aunque por supuesto los descontentos de siempre no tardaron en hacer su aparición”. 5) Esos descontentos son Felipe Gonzalez y Adolfo Suarez, protagonistas de la Trasición Democrática española. Asesinan a Hitler. Podemos ver también el cadáver de Che Guevara y Franco. 6) Felipe Gonzalez y Adolfo Suarez sueñan con alzarse con el poder. El texto dice: “... Profundizando en el pensamiento de Francisco Franco llegan a la conclusión de que para implantar sus ideales deben llegar a ser los dueños del mundo”. Una visita al Banco de Vizcaya clarifica el camino. 7) En el tramo siguiente amenazan a la población mundial con un activar una bomba nuclear. Contradictariamente, con ello lo que pretenden es “instaurar una superdemocracia donde todo el mundo sea libre…”, dice Adolfo Suarez. 8) Los líderes mundiales acceden a la amenaza y nombran a Adolfo Suarez y Felipe Gonzalez presidentes de todas las naciones. Adolfo Suarez se ve amenazado por una posible conspiracion contra él. Y dice: “Si debo perecer que perezca el mundo conmigo”. 9) Y activa la bomba. Explota. En la siguiente imagen aparece Felipe Gonzalez metiendose heroína.

Posdata: En cierto sentido, la historia funciona (a un nivel metafórico) en el contexto de una crítica cultural de la manipulación politica y la percepción contracultural ante el sistema de pactos de la Trasición Democrática. La imagen de Felipe Gonzalez pinchándose podria representar cosas distintas, por ejemplo, su deseo de alcanzar el liderazgo politico en detrimento de una renuncia al sistema ideológico tradicional del PSOE, que hasta ese momento se sumaba al marxismo y posiciones de izquierdas alejadas de un sistema liberal.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera