domingo, 17 de abril de 2011

second floor



Aunque en el segundo piso las cosas podrían suceder de un modo similar a como las hubiéramos imaginado, el ilustrador inglés Rod Hunt hace la composición de lugar con la misma desenvoltura con que descorre las cortinas de la ventana para que detallemos nuestra propia existencia. No es que recabe en los motivos de un misterio o nos descubra novedades inconclusas. Más bien agolpa circunstancias reconocibles colocándolas en la porción del espacio urbano idóneo, y lo hace con la línea clara y minuciosa de un observador que mide el milímetro. Sus ilustraciones desvelan un mundo que ya nos es conocido, pero lo dota de una visión acumulativa, organizada.

Su universo vectorial retoma referentes que bien pudieran alejarse de su propio estilo. Cuando acude al retrofuturo y a las películas de ciencia-ficción de los 50 no es para hacer una relectura revivalista de su estampa estética, sino para integrar un estilo narrativo en el mapa y ordenar todas las partes de la composición. Lo mismo podría decirse de su acercamiento a las cubiertas de libros de pulp fiction o a pintores hasta cierto punto costumbrista como Edward Hopper: el vector impone su forma sin renunciar a otros aspectos visuales de la cultura popular, ejemplo de que sus exigencias redundan en la constatación de un estilo coherente con todas las esquinas y pasos de cebra que quisiera describir. Pero sus panorámicas urbanas poseen el estigma estético de un mundo virtual (Habbo, Second Life). La cuestion de fondo reside en saber si en esos mundos la perfección es factible.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera