sábado, 15 de septiembre de 2012

Paradigmas de lo cool (IV)



Jeff Koons ha creado a lo largo de los años un particular mundo decorativo, reutilizando signos y elementos de la sociedad de consumo bajo la tentativa de un reciclaje paradójico que ha de convertir los objetos en piezas para el arte y el coleccionismo. De nuevo* esa transferencia viene dada por la confluencia del kitsch y la articulación del lujo como parámetro estético de una nueva manera de entender la banalidad. En ese sentido, su obra no deja de estar cargada de ironía: una muestra sería Michael Jackson and Bubbles, 1988, objeto-escultura realizada en porcelana.

* En la segunda entrega de esta sección de lo cool veíamos que Peter Blake confrontaba la estética pop con el sistema estético del souvenir. Blake recrea el kitsch en el contexto de la cultura del turismo, Koons lo hace funcionar en muchos casos como expresión barroca del lujo.

A través de diferentes imágenes iremos desgranando el orden ideológico que se esconde tras el concepto de lo cool. En La silla disfuncional (y otras entradas de Así se fundó Carnaby Street) hay algunas ideas correlativas. En breve publicaré algunos posts sobre todo esto desde el punto de vista de la crítica cultural.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera