jueves, 31 de enero de 2013

Paradigmas de lo cool (V)



Hasta el momento los ejemplos escogidos para este área *paradigmas de lo cool* se están centrando exclusivamente en el mundo del arte. Más adelante acudiremos a la moda, las costumbres sociales o la publicidad, pero en lo que se refiere al arte proporciona claves estéticas que, aparentemente inocentes, buscan un usufructo ideológico en el medio social, es decir, en el mercado. En un caso anterior veíamos la modulación ideológica de la artesanía decorativa (una figura que podría encontrar su lugar encima del televisor) como pieza sublimada. En esta ocasión el anhelo social por un material codiciado se contrapone a la representación de la muerte, llevando la fábula mercantil hasta el extremo más salvaje del sistema capitalista. For the love of God (2007) es una calavera de platino incrustada de diamantes diseñada por el artista británico Damien Hirst, con 8.601 diamantes (un total de 1.106,18 quilates) valorados en 18 millones de euros aproximadamente: la pieza fue adquirida en 2008 por un grupo de inversiones por la cifra de 77 millones de euros. Sin embargo, la calavera puede contemplarse desde otro puto de vista: resulta la consecuencia última de otras acciones mercadotécnicas del artista al crear obras que pasan directamente a la puja, es decir, a una valoración que depende de los jugadores-pujantes en un contexto en el que se construyen expectativas monetarias sobre sus obras futuras en un ciclo sin fin por el cual el dinero se retroalimenta, y asi el arte. Más allá de ese componente, For the love of god extrae otras vertientes del capitalismo: el envoltorio determina un estado de aspiracionalidad latente, no reconocido por el ciudadano conscientemente. Su inserción definitiva en el sistema, incluso con la muerte de por medio.

A través de diferentes imágenes iremos desgranando el orden ideológico que se esconde tras el concepto de lo cool. En La silla disfuncional (y otras entradas de Así se fundó Carnaby Street) hay algunas ideas correlativas. En breve publicaré algunos posts sobre todo esto desde el punto de vista de la crítica cultural.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera