martes, 1 de octubre de 2013

Wish you were here



Fotografía realizada por Storm Thorgerson para la cubierta del album de Pink Floyd: Wish you were here, 1975



No habría manera de calcular lo que la imagen explica del album si no fuera porque tanto la parte instrumental como lírica está recorrida por la ausencia. La memoria almacena pérdidas que a veces resplandecen como indicios hacia la purificación. El tiempo es duración ante el consuelo, pero con la fotografía revierte una proyección del sí mismo, en un momento que ya no podría alojarse en el pretérito. Si arder pudiera contemplarse como un acto semiótico, su signo principal debería centrarse en la manera en que ambas figuras se estrechan la mano para dar cabida a otra posibilidad: la transfiguración. El album, en alguna parte, explica la dualidad entre aquello que no puede explicarse y otras formas de reinventar el ser, el futuro. La figura ya ausente de Syd Barret, apartado del grupo por su problemática permutación, es rememorada como una metáfora de ese esquema. Pero ¿quien no ha ardido alguna vez para encontrarse de nuevo, después de las llamas?

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera