martes, 26 de noviembre de 2013

Entre dos mundos


The Reader 2009

El titulo no se refiere a partición alguna. En realidad hay más de dos mundos que han de ser contemplados, porque la fotografía de Polixeni Papapetrou, con mayor insistencia en sus últimas series, recurre a una fusión entre el mundo natural del paisaje y los recuerdos que aún podriamos reconstruir a partir de cualquier relato. En la serie Between Worlds (2009-2012) caben otras escapatorias, a veces expuestas como el conjunto de dicotomías que refuerzan un modelo de observación e interpretación que nos transporta a un tiempo mitológico: fantasía y teatro, arquetipo y actor social, mitología y realidad, niño y adulto, animal y humano.

Si al recuerdo pudiéramos atribuirle cierta reminiscencia (no declarada) del inconsciente colectivo, entonces la fabulación bien podría ser el último estadio en que una vida se sustenta. Pero a grosso modo, esas fotografías vuelven a otros instantes del arte para esclarecer todo aquello que hemos decidido no pensar, al menos de un modo directo. De ahí que los vasos comunicantes con aquellos otros mundos creados por Lewis Carroll o por la epopeya mitológica, pero también por esos escenarios que Marx Ernst había ido imaginando en los collages de Une semaine de bonté, fuercen una literatura, es decir, un submundo que solo puede nombrarse al cambiar las palabras de sitio: todas las metáforas aluden a un hecho invisible, incluso improbable.


The Players 2009 / The Visitor 2012

Esa misma alusión ya era apreciable en la meticulosa habilidad de Marx Ernst para sacar a superficie el valor del inconsciente, y asi lo habíamos dicho a propósito de un animalario igual de contemporáneo que el de Papapetrou:

El pintor había invertido tiempo y detalle en recopilar grabados e ilustraciones de los folletines impresos del siglo XIX con la intención de acoplarlos unos a otros hasta conformar el panorama de una realidad subyacente: lo que había servido como entretenimiento visual en el folletín quedaba ahora transformado en una visión subversiva de la moral y la sociedad burguesa, a veces en descripciones oníricas donde el instinto animal repercute en lo humano y otras donde lo atávico y mitológico subraya el descenso del ser humano a los cauces del inconsciente.

No basta con clarificar la relación entre la fábula y el universo zoologico, pues tradicionalmente este tipo de narración deducía una enseñanza práctica, una moraleja. Lo que viene a mostrar ese nuevo animalario es, en líneas generales, la subversión del sentido con que se procede a mostrar la escena. En el caso de la serie Between worlds, el tema parece diluirse en la teatralidad interpuesta entre el paisaje y el vestuario. Sin embargo, quizá sea sólo una razón aparente para confrontar desde otro punto de vista algunos temas recurrentes en trabajos anteriores de Papapetrou: la representación del mundo infantil y la construcción cultural de la identidad [...]



The Debutants 2009 / The Harvesters 2009

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera