viernes, 10 de enero de 2014

{Container.Trends IV} la digitalización del cuidado corporal y mental a través de objetos cotidianos {bicicletas, camisetas, auriculares}

En la medida en que el smartphone {y otros dispositivos} se ha convertido en un centro operativo multifuncional para el usuario, cabe esperar que su capacidad para integrarse en todos los aspectos de la vida despliegue toda una serie de utilidades concernientes a campos muy dispares. Si calculamos que el nivel de estrés y ansiedad se ha ido incrementando en el entorno cotidiano en una proporción nunca alcanzada, conformando un mal-casi-congénito, generalizado, no es de extrañar que los dispositivos de uso común empiecen a ofrecer aplicaciones de autoayuda y corrección. Ejemplo de ello es la digitalización del cuidado corporal y mental

En esa evolución hacia la aplicación de lo digital al entorno personal interviene de manera directa la Internet de las cosas, la interconexión inalámbrica, en red, de dispositivos y objetos de uso cotidiano. Los hipervínculos de objetos es un neologismo que se refiere a la ampliación de Internet a los objetos y lugares en el mundo real.


MONITORIZACION «CORRECTIVA» DEL BIENESTAR MENTAL



I) PIP es un biosensor inalámbrico creado para ayudar a los usuarios a reducir su nivel de estrés. Mientras juegan, éstos sostienen el dispositivo (sincronizado a través de Bluetooth a un monitor o móvil smartphone). El dispositivo captura la respuesta galvánica de la piel de las puntas de sus dedos en tiempo real. II) Los auriculares Mico llevan incorporado un lector de electroencefalogramas situado en la frente del usuario que mide su actividad neurológica. Las señales del cerebro permiten al dispositivo detectar el estado de ánimo del usuario. Los auriculares envían la información a un teléfono móvil que tiene instalada la aplicación de Mico y que, según el estado de ánimo del usuario, selecciona la música más adecuada instalada en la base de datos.

----------------------------------------------------------------------------------------------

LA «INTERNET DE LAS COSAS» Y EL CUIDADO PERSONAL



I) Desarrollado por la empresa con sede en España Electric Mobility Company, Xkuty One es un scooter eléctrico inteligente que alerta en caso de accidente a los usuarios conectados. Incluye un puerto para conectar un iPhone en el manillar. II) La compañía tecnológica canadiense OMsignal ha anunciado sus planes de lanzar una camiseta de compresión que puede monitorizar el ritmo cardíaco, la respiración y el movimiento corporal. Los sensores entretejidos en la tela recopilan datos que son posteriormente enviados al teléfono móvil del usuario, donde este puede realizar un seguimiento y analizar la información.

Ejemplos extraidos de Trendwatching

La digitalización tiende a englobar facetas muy diversas de la vida cotidiana, y cada vez estará más presente en áreas todavía poco exploradas. Si tenemos en cuenta que hoy se presta más atención al cuidado personal y la penetración del smartphone se ha visto incrementada hasta alcanzar a un gran segmento de la población, es de esperar el desarrollo de nuevos recursos y sistemas digitales para el autocontrol personal, tanto a nivel corporal como mental. La cuestión adquiere mayor trascendencia para el usuario cuando en su sucesión evolutiva intervienen objetos de uso cotidiano.




Al examinar más de cerca el ejemplo de Mico se advierte una concomitancia entre el factor neuronal implícito en el estado de ánimo del portador de los auricuales y su traducción semántica a través de la música. Como enunciado o insight que sintetiza ese vínculo y lo identifica con la operatividad del producto {y la marca}, «Music inspiration for your subconsciouness» refuerza la magnitud precisa por la que las figuras correspondientes a los afectos y su desenlace emocional responden a una llamada en tiempo real mediante el Internet de las cosas, con tres componentes conectados entre sí: el aparato auricular, las ondas cerebrales y la aplicación instalada en el smartphone.

La resultante tecnológica, cultural y psicológica de tales innovaciones sitúa a los objetos ordinarios como un activo mediador entre el individuo y el entorno en el que interactúa {doméstico, social, intimo, lúdico, laboral, etc}, pero también entre su estado psíquico y su manifestación consciente, exterior. De tal modo que el auricular ejemplifica una pequeña muestra de las derivaciones de lo digital hacia el mundo de las emociones.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera