lunes, 7 de marzo de 2016

Rutas de innovación y proceso sintetizado de la puesta en práctica de conceptos. {Ejemplo} Urbe, movilidad y ubicuidad digital

1) Las tendencias sociales se refieren a los indicios de cambio o transformaciones emergentes en los estilos de vida, hábitos de consumo, valores socio-culturales, con mayor o menor visibilidad en el mercado. Las tendencias sociales pueden traducirse en términos de oportunidades de mercado en base a su aplicación a cada serctor de consumo. 2) Las tendencias sociales han de ser traducidas en conceptos operativos en el mercado concreto y objetivo sobre el que se pretende actuar. La generación de conceptos puede estar asociada a necesidades no cubiertas o una demanda potencial no desarrollada. 3) La identificación-definición de conceptos asociados a una tendencia social ha de situarse en el nivel de una categoría de consumo o producto concreto, de tal forma que nos permita delimitar líneas de trabajo y exploración específicas.



Notas escritas en febrero 2013

I. La relación entre urbe y movilidad es hoy un tema extendido a partir de aquellas tendencias que han ido evolucionando hasta definir nuevas formas de sostenibilidad en el entorno urbano. Esa relación ha de ser traducida a fenómenos concretos (densidad, sostenibilidad ecológica, fluidez de los trasportes, etc). Eso nos permite, con apoyo de toda la información y detección de tendencias emergentes, buscar nuevas formas de movilidad alternativa. Un ejemplo puede ser el coche Hiriko, modelo que surge a partir la maduración de varias tendencias vinculadas al equilibrio sostenible de las ciudades.

Detectada una tendencia general (por ejemplo, proceso de urbanización total, estilos de vida ecológicos) se puede asociar a otras tendencias (por ejemplo, el auge de las ciudades inteligentes), proporcionándonos una dimensión transversal en el análisis (por ejemplo, la integración total de lo digital en la vida urbana del ciudadano y consumidor). El resultado de ese análisis ha de ser contrastado en un sector o categoría de producto concreto (por ejemplo, automóvil) para comprobar si se pueden generar conceptos asociados y, posteriormente, nuevas fuentes de innovación.

II. El crecimiento constante de la penetracion de Internet, la ampliación de la banda ancha y la evolución de la cultura digital en todas las esferas de la vida ha promovido una tendencia hacia ubicuidad digital. El coche no puede quedarse aislado de ese proceso, por lo que muchas innovaciones han de ir encaminadas a alinearse con la mentalidad cultural del usuario digital, el cual es cada vez más numeroso y se encuentra en todos los grupos sociales.

La ubicuidad digital ya afecta a cualquier campo de la vida social. El ocio, el trabajo y la ciudad son tres líneas temáticas fundamentales. El mejor escenario para el futuro del automóvil es su integración completa en el ecosistema urbano-digital. ¿Podemos entender el coche como un dispositivo digital integral?

Hipótesis I: el coche puede convertirse en un elemento determinante en el desarrollo de la Smart City. A través del Internet de las cosas y la realidad aumentada, los usuarios (de coche) conectan con su entorno, con una ciudad plateada como una red digital. El coche puede ser visto como el dispositivo que centraliza el entorno digital del usuario. Hipótesis II: la ciudad no sólo podría ser un gran contenedor para la web, sino que la ciudad misma formará parte de Internet, ciudad = internet. El coche ha de jugar ahí un papel esencial en la medida en que ha pasado de ser un mero medio de transporte a convertirse en un espacio multifucional.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera