viernes, 5 de agosto de 2016

Cindy Sherman: «Untitled film stills»,1977-1980. Notas sueltas (VI) de las clases impartidas en la asignatura «Sociología e ideología de la imagen» del «Master Photoalicante 2015-2016» de fotografía (Escuela Mistos, Alicante)



Cindy Sherman. Untitled film stills, 1977-1980. Las formas de representación de esta serie, paradigmática en el contexto general de la historia de la fotografía, se desmarca de las prácticas fundamentadas a partir del instante decisivo impuesto por Henri Cartier-Bresson como modelo hegemónico de la fotografía documental. ¿Qué son, por tanto, los Film Stills? Un mecanismo de simulación que remite al fotograma cinematográfico. Un momento congelado, detenido en el tiempo. Fragmentos que podrían asociarse a una película hipotética. Instantes de un motivo narrativo más amplio.

Tres elementos diferenciadores que formalizan un mundo de ficción, esa escenificación: 1) Cindy Sherman se toma a sí misma como modelo, pero aquí no hablamos de autorretrato sino de una representación compleja de la mujer. Sherman aparece caracterizada, representando diferentes roles sociales. 2) Las imágenes remiten al mundo cinematográfico, con lo cual su referencia primaria es precisamente la representación del mundo a través de la cultura visual. 3) La representación de la mujer filtrada a través de los medios narrativo-visuales del siglo XX: el cine y la publicidad.



La idea de veracidad no está en juego como en otro tipo de prácticas fotográficas. Sherman no oculta el contenido principal, que es la propia forma de escenificación. Recupera los modelos cinematográficos de representación de la mujer para ofrecer una lectura de la condición femenina en el mundo contemporáneo. La serie toma como referente el lenguaje visual del cine de las décadas de 1940 y 1950, particularmente de directores de Hollywood (Alfred Hitchcock, etc). También remite al estilo de las películas de serie B y el cine negro, películas europeas de la Nueva Ola Francesa y el Neorealismo italiano.

Incluso se ofrece una visión cinematográfica en función todo aquello que no está dentro del marco de la imagen, es decir, el fuera de campo. El contraplano interactúa con la escena representada, pero es un espacio ausente. De tal forma, el hecho narrativo se nos presenta como un misterio irresoluble. Con frecuencia los personajes incluidos en las imágenes dirigen la mirada fuera del cuadro, lo que implica que hay un antes (ocurrió algo en el pasado) y un después (algo puede suceder). La imagen se abre a la interpretación.



Esa cinematografía que le implanta Sherman a sus fotografías adquiere su sentido en la reconstrucción de los estereotipos femeninos remarcados por la cultura visual: la mujer abandonada, la chica universitaria, la mujer perdida, la prostituta, la manipuladora, la maltratada, la mujer erotizada o sexualizada, etc. Todas estas mujeres son protagonizadas por una Sherman que se transfigura en Anna Magnani, kim Novak, Sophia Loren, Mónica Vitti, modelos fílmicos de la mujer. El espacio de representación está construido en función de una dramaturgia de los roles femeninos. No se describe la realidad concreta, sino cómo la cultura ha modelado la figura de la mujer y ha intentado objetivarla en función de sus estereotipos.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera