sábado, 17 de diciembre de 2016

Anotaciones sobre la influencia de Stephen Shore y Joel Meyerowitz en la obra fotografica de Gregory Crewdson

Gregory Crewdson. Untitled, 2004

Una característica ejemplar en la obra de Gregory Crewdson: la puesta en escena genera una lógica alejada de la realidad común, aún cuando sus escenarios son reconocibles, incluso costumbristas. La realidad representada ya no trata de reflejar esa dicotomía entre la verdad y la ficción. Escenarios que, por lo general, están situados en pequeñas ciudades norteamericanas, en espacios periféricos de las ciudades, en el interior de los hogares del norteamericano medio, etc.

La idea de cinematografía aplicada a la fotografía. No hablo tanto de una secuencia o conjunto de imágenes que tienden a construir una narración o un relato. El valor cinematográfico existente en una sola imagen, es decir, todas las suposiciones narrativas que puede inspirar una imagen concreta en el espectador. Digo espectador porque el consumo de imágenes se ha desplazado de la simple contemplación a la recreación narrativa.

Gregory Crewdson. Untitled, 2003

En el caso de Gregory Crewdson, el término cinematografía ya no alude a un argumento, a un relato cerrado, sino a una trama congelada en un instante que provoca misterio, tensión en el espectador: ¿Qué ha ocurrido ahí? ¿Qué podría suceder? En la imagen se escenifican, al milímetro, las intenciones potenciales de una historia, ya sea para representarla en su inicio o en algún punto de su desarrollo, una historia de la que desconocemos todo excepto ese preciso instante. Crewdson introduce al espectador de una manera muy activa: ha de completar la historia, y de esa forma las posibilidades son abiertas, infinitas.

Sin entrar en un análisis profundo de su obra, cito al menos algunos elementos que definen su fotografía y, por tanto, esa forma de cinematografía y ficción tan presente en sus imágenes.

1. Gran parte de su obra se mueve en el espacio cultural y urbano de la ciudad media norteamericana, atendiendo tanto a los interiores de las casas como a los espacios de las zonas residenciales o a las calles.

2. La mayoría de sus imágenes introducen elementos perturbadores que, digamos, construyen una lógica de la realidad diferente, misteriosa. En ese sentido, la idea de ficción está basada, en muchos casos, en una transgresión de una realidad convencional.

3. Crewdson construye cada imagen como un relato incompleto que el espectador ha de reconstruir para darle un sentido final. De tal forma que su participación es activa, interpretativa, abierta.

4. En términos generales, sus imágenes de interiores (hogares, habitaciones, dormitorios) proyectan estados psicológicos, mientras que sus imágenes en exteriores se vuelcan en sucesos matizados por algún ingrediente inesperado o misterioso. Perturbador incluso.

Gregory Crewdson. Winter 2006

Las influencias en su obra son muy dispares. Podemos encontrar referencias al propio cine (como David Lynch): en relación a esa transgresión de la realidad más convencional. Referencias a la pintura (como Edward Hopper): en relación a la manera de proyectar la psicología de los personajes unida al paisaje o a los espacios interiores. Referencias fotográficas, como una parte de la obra de walker Evans: no tanto por su intención social como por el retrato costumbrista que hace de Estados Unidos.

No obstante, sus más significativas referencias fotográficas proceden de algunos autores que a finales de los años 60 y principios de los años 70 llevaron a cabo una renovación del lenguaje fotográfico a partir del uso expresivo del color. Fotógrafos que también indagaron en la cultura norteamericana a través de la ciudad media. Hablo de Stephen Shore, Joel Meyerowitz y, en menor medida, de William Eggleston.

Fotógrafos que comienzan a fijarse en detalles escasamente (re)tratados de la sociedad y cultura norteamericana, situándolos como un universo temático con significados propios. Me refiero: desde la panorámica de una calle solitaria a la fotografía de una botella de refresco. Esto también cambia la manera de encuadrar, de ver el mundo. Incluso hay una mirada que se acerca al proceder de la fotografía amateur o turística (tal como la practican William Eggleston y Stepehen Shore en algunos momentos de su carrera). Es decir, se puede fotografiar cualquier cosa, donde el encuadre adquiere otras connotaciones. Un cuadro compositivo aparentemente relegado, imperceptible. Sin embargo, lo que provocan es un nuevo orden en la mirada. En el caso de William Eggleston es muy evidente, por ejemplo.

Stephen Shore. Serie Uncommon Places. Montana, 1974 + Stephen Shore. Serie Uncommon Places. Broad Street, Regina , 1974

Las referencias de Gregory Crewdson pueden advertirse, por ejemplo, en el uso que hace Stephen Shore de la calle: encuadres panorámicos. El paisaje urbano no remite a ningún hecho relevante. Crewdson parte de esa idea, pero introduce otras intenciones: misterio, onirismo, perturbación, tensión narrativa. En definitiva una lógica narrativa y visual que no se amolda a la realidad convencional.

Stephen Shore. Serie Uncommon Places. Nueva York, 1974 + Stephen Shore. Serie Uncommon Places. Easton Pennsylvania, 1974

En la obra de Crewdson el coche es un recurso recurrente que suscita suspense, incertidumbre. El coche, como artefacto cultural, ha sido muy utilizado en la fotografía. Stephen Shore, William Eggleston y Joel Meyerowitz lo introducen como un elemento simbólico y cultural.

El título de una de las series más conocidas de Stephen Shore, Uncommon Places (Lugares poco comunes) explica precisamente la convergencia entre esos espacios reconocibles y su casi imperceptible dislocación. Un título irónico, sin duda. Quizá es la atención y la mirada del fotógrafo lo que transforma esos lugares en algo inusual. En una de las fotografías de la serie (arriba-derecha), la furgoneta actúa como un objeto perturbador, inquietante: no podemos dejar de preguntarnos qué hace ahí. De tal forma que el espacio urbano circundante adquiere otras connotaciones.

Joel Meyerowitz. Red Interior, Provincetown, Massachusetts, 1977 + Joel Meyerowitz. New Jersey, 1978

En esta fotografía de Meyerowitz (arriba-izquierda) el coche adquiere un valor dramático y narrativo. Narrativo en el sentido de que motiva en el espectador algunas preguntas: ¿qué ha pasado? Es la misma mecánica que utiliza Crewdson en muchas imágenes, llevada evidentemente muchos más lejos.

En otra fotografía de Joel Meyerowitz (arriba-derecha) un paisaje oscurecido, nocturno, queda interrumpido por la iluminación concentrada en el interior de lo que parece una tienda o un bar. El centro focal (nuestra mirada) se desplaza a ese punto de la imagen. Ese tratamiento de la iluminación también es utilizado por Crewdson como un recurso narrativo que nos hace recrear algo que bien pudiera ser una historia.

Stephen Shore. Serie American Surfaces. Queens, New York, 1972 + Stephen Shore. Serie Uncommon Places. Holden Street, North Adams, Massachusetts, 1974

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera