sábado, 21 de enero de 2017

Las marcas como fuente temática en el arte contemporáneo {V}


Pablo Picasso. «Botella de Anís del Mono, vaso de anís y naipe», 1915 + Diego Rivera. «Naturaleza muerta con balalaika», 1913

La idea del Branding-Art tiene que ver con el modo en que las marcas utilizan elementos propios del sistema del arte, pero hay que señalar que el arte (artistas, estilos, escuelas, movimientos estéticos) también ha hecho uso de las marcas y la publicidad como argumento estético y expresivo. La relación entre arte y marcas corporativas puede rastrearse históricamente, con periodos especialmente sensibles al propio desarrollo de la sociedad de consumo y su sistema de representación. En la década de los 60, el Pop-Art perfila el momento álgido de esa relación. Imágenes, iconografías, motivos publicitarios, productos y logotipos pertenecientes al ámbito empresarial se convierten en una fuente temática recurrente para el arte. El contenido iconográfico ha oscilado entre la crítica cultural, la ironía o el homenaje, pero en casi todos los casos se hace patente la necesidad de comprender ciertos elementos constitutivos de la sociedad contemporánea.

DIEGO RIVERA / PABLO PICASSO / JUAN GRIS


Juan Gris «La botella de anís», 1914

La fábrica de «Anis del Mono» fue fundada en 1870 por los hermanos Bosch y Grau. Tanto la botella como la etiqueta se convierten desde su creación en elementos diferenciadores, en un icono de la cultura española. El diseño de la etiqueta ha sido objeto de muy diversas tesis, siendo la más admitida aquella que relaciona la incorporación de la figura del mono con las polémicas ideológicas en torno a la teoría de la evolución de Darwin, a finales del siglo XIX.

La singularidad de la marca «Anís del Mono» va más allá de su packaging, donde la botella y la etiqueta conforman un conjunto simbólico que ha trascendido los dominios del diseño. Es una de las primeras en utilizar el arte como fuente estratégica y medio publicitario conformado por los estilos artísticos en el cambio del siglo XIX al XX. En 1897 Vicente Bosch convoca el primer concurso de carteles para su marca en España, en el que participan algunos de los mejores pintores de la época (Alexandre de Riquer, Roig i Valentí, Lluís Labarta, Miquel Utrillo, Jaume Borras i Dachs de Ramón Casas, etc) y resultaría ganador el cartel de Ramón Casa titulado «Mona y mono». El cartelismo se extiende a nuevas perspectivas creativas, en la intersección entre el arte y la comunicación publicitaria.

El carácter ideológico del sistema visual y formal de «Anís del Mono» conecta con las vanguardias a través de la revolución cubista. Diego Rivera introduce la botella en «Naturaleza muerta con balalaika» (1913), al igual que haría Pablo Picasso dos años mas tarde en «Botella de Anís del Mono, vaso de anís y naipe» (1915). La etiqueta se convierte en el tema principal del cuadro de Juan Gris «La botella de anís» (1914). El movimiento cubista intercede en el mundo de las marcas, y muchas de esas obras se convertirán en un antecedente referencial de las prácticas artísticas llevadas a cabo por la marca «Absolut» a partir de los años 80 del siglo XX.

 
Copyright © 2007-2016 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera