El mar no interrumpe nada. Sigue su propia mecánica, sin más objeción que la que podría amontonarse en los ojos. En uno de mis libros preferidos* la evocación del mar funciona también como un reconocimiento tácito de un estado de cultura prominente, rico en esfuerzo y voluntad, tantas veces dibujado en los mapas. El mar ni siquiera exige esgrimir una certeza duradera, pues el oleaje lo impide, y lo advierte cuando en la costa, en las desembocaduras, el agua se arremolina hacia una dirección que, desde lo humano, podría mostrase aún más incomprensible. No es fácil adivinar esa imagen, pero sucumbimos a su caudal. Todo el mundo intenta llegar hasta el mar.



* Al aproximarse al Mediterráneo, elegimos ante todo un punto de partida: una costa o una escena, un puerto o un suceso, un periplo o un cuento. Luego, ya no importa tanto de dónde hayamos salido, cuenta más hasta dónde hemos llegado, qué hemos visto y cómo lo hemos visto. A veces, todos los mares parecen iguales, sobre todo cuando la travesía es larga. A veces, cada mar es diferente.

Fragmento inicial de Predrag Matvejevic, Breviario Mediterráneo, Anagrama, 1991 (ed. original 1987)


jueves, 11 de agosto de 2011

The The Sng 1982 Uncertain smile



Hay grupos que merecerían ser redescubiertos desde sus inicios. The The, fundado en 1977 por Matt Johnson, exigiría una larga explicación. Innumerables cambios de formación. Estilos diversos, combinando la tradición del pop inglés basada en la melodía con experimentos sonoros. En los años 80 cosecharon un merecido reconocimiento, al hilo de la publicación de su segundo LP., Soul Mining (1983). Destaca su voluntad de introducir cierto aire vanguardista sin rechazar las fuentes del pop. Este single, editado en 1982, refleja a la perfección el espíritu del grupo a principios de esa década. Una pequeña obra maestra sin aspiraciones elevadas pero que confluye en la búsqueda de un sonido y su ocupación en una época de enorme creatividad.

----------------------------------------------------------------------------------------------

In 1982, the intended debut album by The The (The Pornography of Despair) was recorded, but was never officially released. Johnson apparently ran off some cassette copies for friends, and several tracks were subsequently re-recorded and issued as b-sides, but the album remains unmixed and unissued. Steve James Sherlock played flute and saxophone on the re-recordings of Three Orange Kisses From Kazan and Waitin' For The Upturn, two of the songs from the album which saw the light of day as b-sides. Instead, in 1983 The The released their official album debut, the synth-noir classic Soul Mining. It featured the minor UK #71 hit This Is the Day, as well as a new recording of Uncertain Smile. Produced by Johnson and Paul Hardiman it featured guest appearances from Orange Juice's drummer Zeke Manyika, Jools Holland, Thomas Leer and J. G. Thirlwell (aka Foetus).

Información extraida de Wikipedia

----------------------------------------------------------------------------------------------

The The Sng 1982 Uncertain smile

miércoles, 10 de agosto de 2011

azul es el color de la tonica



Nadie es ajeno al componente cultural de la bebida. En la categoría de refrescos, el concepto se expande de tal manera que el mundo ofrece una diversidad multicultural sin precedentes. Si cercamos aún más la especialidad, cada burbuja puede querer decir cosas distintas. Un mundo apasionante al que me acerco a través de la tónica para certificar que las diferencias entre unas y otras matiza el lugar al que quisiéramos llegar. Tales ideas tienen mucho que ver con el valor del posicionamiento, en un mercado tan saturado y segmentado que parece difícil aportar innovación y sentido. La tónica, en su concepto genérico, alude a la diferencia en la medida en que se distingue de la tradición del referesco basado en lo dulce. Descubro una tónica que busca un nuevo concepto, y eso la hace interesante culturalmente: la Blue Tonic (Kas).

¿Por qué hablamos de cultura para definir un refresco? En el caso de la Blue Tonic realiza un desplazamiento que la encauza hacia la idea de modernidad. De un lado: transparente, nítida, cristalina e incolora, atributos de la elegancia y la honestidad. De otro: azulada al reflejarse en el cristal de su envase de vidrio azul, aportando una sensación de pureza y serenidad. La mediación del azul en este tipo de refrescos (tónica) es ya una exigencia que transgrede una idea cultural asentada. En ese sentido, aplica nuevos conceptos, nuevas formas asociativas (por ejemplo, con licores al estilo de la ginebra). El mundo está también en los refrescos. Enseñan nuevas maneras de relacionar conceptos.

viernes, 5 de agosto de 2011

el verano es un lugar donde todo empieza de nuevo y las olas cumplen su funcion de futuro (mas alla del litoral)

Fotografía. Javier M. Reguera (pinchar en la imagen ampliar)

miércoles, 3 de agosto de 2011

Rocky Sharpe and the Replays Sng 1979 Rama Lama Ding Dong



Los ultimos años 70 vivieron, en Inglaterra, una escalada revival que retomaba desde diferentes frentes los subestilos del rock and roll clásico de los 50. En cierto modo, la New Wave también influiría en la matización de esas reinterpretaciones, pero algunos grupos se acogieron a cuestiones más literales, adoptando forma, estética y ritmo sin más mediación que la oportunidad de ofrecer versiones de temas olvidados.

Rocky Sharpe and the Replays se inscribe en esa vía revivalista desde una modernización del Doo wop (Du-Duá) sacando la vocalización a capela del virtuosismo para buscar un mayor soporte en los instrumentos. Editado en 1978 en Inglaterra (Chiswick) y en 1979 en España (Movieplay), este single explica la aceptación de ese regreso a las raices del rock and roll en plena vorágine de los estilos emergentes que empezarían a agruparse bajo la etiqueta de la New Wave.

Rama Lama Ding Dong, cara A del disco y éxito fulminante en todas las radios españolas, retoma una canción del grupo The Edsels (1958-1963).

Rocky Sharpe and the Replays Sng 1979 Rama Lama Ding Dong

 
Copyright © 2007-2013 . Asi se fundó Carnaby Street . Javier M. Reguera